martes, 20 de noviembre de 2012

Día 1405. Hilo musical.

Desde hace años, a la hora de comer, o de almorzar como dicen en otras tierras, iba a los bares cercanos, donde tenía un ratito para estar conmigo, lejos de clientes, de teclas y de compañeros. Lo que sería un kit-kat.

Llevo unas semanas quedándome a comer en el trabajo. Me animó una Valira, esa maletita para llevar la comida que, a juzgar por las que veo en el metro, está de moda. Y la crisis ayuda a ello.

Además de ahorrar, puedo compartir mesa con los habituales, 3 o 4. Me cuesta seguirlos, porque ya sabéis cómo funciona esto de las reuniones grupales, pero de vez en cuando me atrevo a participar.

Me sirve como entrenamiento orejil, y para enterarme de cosas de la empresa, saliendo del aislamiento y entrando en el cotilleo.

Uno de ellos ayuda en una ONG camboyana de niños huérfanos. Ayer nos mostró un vídeo que ha hecho sobre la situación del país, enseñando primero la zona rica y turística y luego las miserias del resto.

De la locución entendí palabras sueltas, así que le pedí que me lo dejara escuchar con auriculares. Esta mañana me preguntaba si me había gustado la música, que era de una conocida suya, camboyana.

Le he dicho que no entiendo la música. No lo ha entendido, me decía que era muy suave. Le he explicado que precisamente, que a mi me va mejor la rítmica, pero que no entiendo la música como él, es otra música.

Tiene que ser duro, me ha comentado. "Sí, claro, pero hay cosas peores". Es mi respuesta en modo automático que hago siempre. Y quiero creérmela.

En la lotería del destino me ha tocado este premio, y por suerte, en este caso, es sólo como una pedrera. Hay premios mayores.

La música precisamente ha hecho que hoy tire del hilo rojo, hoy hilo musical.

Por un curioso entresijo del hilo he ayudado a enlazar al cantante de un conocido dúo (gracias a un buen amigo que lo conoce) con unas fans, separadas 300 kilómetros, y he podido hacer lo que más me gusta: arrancar unas sonrisas, que aunque sean vaporosas, en estos tiempos difíciles no vienen mal.

Hace ya bastantes años iba con Lucía camino del trabajo y los escuché por la radio en una de sus primeras apariciones en público. Era el programa Gomaespuma, y ellos tenían un estilo propio, diferente. A Lucía les parecían raros y frikis. Yo dije que triunfarían. Y profeticé bien.

Entonces a ellos no los escuchaba apenas nadie.

Hoy soy yo el que añoro aquella música, divertida, cercana, sencilla y diferente. Ahora que todo el mundo los conoce, soy yo el que no entiendo sus canciones.

Qué curioso es el destino.

9 comentarios :

  1. Slviaaaaaaa, ánimos y palante!!

    ResponderEliminar
  2. Una pista porfa.... El duo atun sigue siendo duo, o ya se han divorciado?

    ResponderEliminar
  3. Puede ser Estopa,creo que en algún post hablaste de ellos...la entrevista sería en el 2004 en Onda Cero.
    Pepe, más duro para los niños camboyanos...a mi me dice un compañero del trabajo hace unos días que no sabe como tratarme y que claro como mi marido lo tiene en casa sí y le contesté que cada uno tiene lo suyo(versión y tú lo tuyo), lo que pasa es que la sordera aisla y me parece muy bien que te quedes a comer con ellos, un paso estupendo,enhorabuena!.

    ResponderEliminar
  4. Uy, creo que llego tarde Silvia igual me lees ya a la vuelta. Mucho ánimo, aquí estaremos enviando buenas vibraciones y pensando y deseando que todo vaya bien.

    Pepe, enhorabuena por esa inciativa de comer con los compañeros seguro que ayuda por partida doble, a tí como bien dices de entrenamiento orejil y a ellos a poco a poco ir aprendiendo bien el cómo llevar las conversaciones contigo y a enseñar a otros :)

    La valira no sé si está de moda, pero es una de las de calidad chachi, a mi marido se la regalaron mis padres cuando estuvo una temporada sin microondas en el trabajo. Calentaba la comida por la mañana dentro ya del tupper y aún llegaba caliente a la comida :). Yo miré otras marcas cuadno empecé a currar pero no me acabaron de convencer... aunque ahora mi maletita la lleva el pero los tupper los compartimos :P

    Prontito estaré de nuevo más frecuentemente comentando, hoy me acompaña en el salón una caja grandecita con el pc nuevo para Jor... :) en cuanto lo tenga funcionando tendré el portátil pa mi otra vez y podré leer y comentar a horas decentes xDD

    Abrazos pa tos!

    ResponderEliminar
  5. Jelou,
    que todo vaya bien, Silvia, no te olvides de echarles un ojo a los enfermeros, una nunca sabe...XD

    Pos como ese grupo no fuera Parchis o los Mecano, o Duncan Dú, o los hombres G, poco podría yo recordar..

    ResponderEliminar
  6. Silvia , muchisima suerte ! mientras tu estés dormidita y todo el equipo trabajando, seremos muchos los que te estemos mandando la mejor enegia. ¡ Un abrazote !

    ResponderEliminar
  7. Silvia QUE LA FUERZA DE ACOMPAÑE.
    Animo ya veras que pronto pasa el tiempo y que bienestar tendrás luego.

    ResponderEliminar
  8. Silvia!
    Un montón de ánimos!!!
    Saluditos

    ResponderEliminar
ATENCIÓN: Antes de publicar un comentario, resaltar vuestro texto y copiar por si se pierde, cosa que pasa con frecuencia en loputo blogger