domingo, 12 de febrero de 2012

Día 1125. Pug, puf, pub.

Y por el título dirás: ¿Toses?
Y diré: Peraaaaa, no te precipites.

Comenzamos
- Començón
Empezamos
- Em pezón
(del famoso sketch de Tip y Coll)

Los fines de semana disfruto del perro de mi hijo. Y de Pumba también.

A medida que van pasando los meses de estancia en esta (ya) su casa, se integra más en el ámbito familiar.

Es algo que hasta que no tienes una mascota es difícil de comprender. Ni yo mismo lo hubiera hecho.

Cuanto más estás con él, más llegas a entenderlo. Y no es que haya aprendido güagüés (idioma perruno internacional) sino que cada día que pasa le lees mejor los gestos.

Sabes cuando tiene hambre, cuando quiere salir a la calle, cuando está aburrido, cuando quiere jugar o cuando está cansado.

Y él nos entiende a nosotros, por eso le hablamos. Como gilipollas, sí, pero esto es así, y todo el que tenga un animal en casa dará fe.

Cuando salimos, por ejemplo a comprar, que no puede venir, él lo sabe. Y lo sabe porque mientras nos preparamos para salir no le miramos. Y él pone cara de pena (qué bien lo hace, por cierto, el muy kab) y asiente.

Y Lucía al irnos le dice: "ahora venimos, ¿eh, Pumba?".

Yo le digo (a Lucía, no a Pumba): ¿Tú crees que te entiende?

- Súuuu (que es un sí pero con boca de sú, típica afirmación con convencimiento)

Los chuchos entienden a los humanos yo creo que mejor que viceversa (que era un grupo que tocaban con Sabina).

Ayer en el mercadillo, con Pumba en casa (con su asentimiento inconformista) nos encontramos a una pareja (de humanos) con un perro, como Pumba, pero más chiquitín, de tres meses.

No pude evitar sobarlo un poco.

"Holaaaa, holaaaa, que guapooooo" (gilipollismo del que tiene chuchos).

El mozo que llevaba anexado el chucho al final de la correa me dijo: "Es un Pug, un Carlino" (se llama así esta raza).

"Sí, nosotros tenemos uno, un poco mayor, de un año", dije, como un veterano chuchero.

Me siguió hablando pero no lo entendí, mucho murmullo en el mercadillo, entre las señoras que preguntaban el precio de los sujetadores al mercante en cuestión, que él enlazaba con otra frase:

"Treseuro pa tí, guapavengaaaa que meloquitan de lá manoh, a treseuroooo, lá braga, ló sujetadore, lá camiseta"

Al llegar a casa Pumba estaba en su rincón favorito, el puf al sol.

Le expliqué que habíamos visto un chucho como él, más pequeñito. Me respondió con un runruneo que interpreté con un "¿y a mí qué? ¿y yo por qué no he ido?" un poco rencoroso, que se le pasó cuando le dije que, ahora sí, nos íbamos a la calle.

La comunicación entre dos seres, hablen lo que hablen, mejora con el tiempo. Naturalmente, que dirás.

Aunque también depende de cada ser. A mí por ejemplo me cuesta mucho aprender, digamos que soy lento de entendederas.

Para los idiomas siempre me ha pasado.

Yo creo que eso mismo, junto a la particularidad de mi caso (nervio auditivo dañado y la mitad de electros, que cuento siempre) hace que a estas alturas todavía me cueste mucho la comunicación, sobre todo en grupo.

Excepto si el grupo es de cocleados, como el que se reune en este nuestro pub virtual (Lo Puto Pub), se junta, por ejemplo, para hacer una calsutada, como la que haremos en un par de domingos.

Si quieres venir, estás a tiempo.

Guauuuuu.

No, tú no puedes venir, Pumba, aunque seguro que serías el rey de la fiesta.


22 comentarios :

  1. Huyyyy!! Se ha adelantado el post?
    Como me gustaria conocer a Pumba el dia de la calçotada desde luego qe seria el rey de la fiesta.
    Qe bien ya falta poquito, tan solo dos domingos para darnos abrazacos!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito fondo visto desde la ventana del pc! ¡Un fresquito y soleado día!

    Mis dos peludos piensan lo mismo, o eso parece que dicen...
    En esos momentos de abandono obligado tras el repetido "ahora venimos", les consuela la chuche de rigor durante los 5 segundos que les dura en la boca, el resto es puro inconformismo, seguido de una gran resignación (así interpreto yo sus ladridos lejanos ya tras la puerta). Lo mejor de todo es que hacen de cada reencuentro (aunque sea tras solo 15' de ausencia) una monumental fiesta. Y eso se agradece. Y mucho.
    Yo estoy convencida del sobreesfuerzo que hacen nuestros compañeros animales para aprender algunas palabras y lograr comprender de qué narices hablamos los extaños seres altos, además de estudiar meticulosamente nuestro comportamiento con esos grandes ojos que todo lo ven. Es curioso, pero estos adorables monstruitos adheridos con velcro a tí, son los seres vivos con los que más tiempo paso cuando estoy en casa. (Pensándolo bien, incluso más que con mi marido) Y entonces la comunicación fluye. Y el idioma no es una barrera. Y me pregunto qué seré yo para ellos. Y entonces ellos me demuestran todo su cariño, a su manera perruna, en su idioma, con la lengua como lengua. No hay más que hablar! Y al fin lo entiendes.

    Comprendes que hay muchas formas de comunicarse (la mayoría no usan palabras) y que cuando no hay ningún idioma común, lo principal es querer hacerlo, sin más. He aquí el mejor amigo del hombre... y de la mujer.

    Y los cocleados y los que no, nos entenderemos a la perfección en la calçotada, como siempre, porque queremos hacerlo, y porque nos queremos. Como hacen los grandes amigos. Y si no… que se lo pregunten a Pumba, verdá?

    Por cierto… ¡qué ganas tengo de calçots!
    Abrazos para todos

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Preciosa foto de Pumba!!!
    Guaupuuuu!

    ResponderEliminar
  4. Hola Pepe querido, es tan cierto lo que dices. Yo le hablo a mi gata y estoy segura que me entiende, y yo también le entiendo... aunque me digan gilipollas, je.

    Lo de la comunicación en grupo deberás acostumbrarte a la idea que eso será siempre así. Mismo con todos los electrodos no es fácil seguir conversaciones en grupo. Con lo veterana que soy en el asunto, siempre opté por buscar a alguno que se me preste de traductor y me siento a su lado. Y a la larga todos terminan hablando con alguna persona en particular. Cuando me quedé en la misma situación que tú, cuando usaba audífono, por otros motivos, hice un curso acelerado de lectura labial que me facilitó mucho las cosas aunque nunca vaya a ser una experta en ese idioma, por haberlo aprendido de grande. Lo que pasa que mezclo un poco de lectura labial con los pocos sonidos que voy pescando en el aire y con eso puedo armar las frases. Es muy cansador así que en los momentos que estás harto te vas con tu mente adonde se te canta y al rato vuelves al mundo de la conversación. No queda otra, así que es mejor vivirlo con buena onda.

    Me encantaría poder ir a la kda, pena que me queda tan lejos.

    Besos grandes a todos, y gracias por el apoyo que me dieron en el face.

    ResponderEliminar
  5. Pepe, en un año ya te has hecho todo un experto en entender el lenguaje perruno, yo al mio le entiendo de maravilla, y cotilleamos juntos.
    Olivia, los aviones los han hechos para que lo lejos quede cerca.
    Esta tarde mas naranjos, en estos momentos tengo el cuerpo tan dolorido que me han tenido que poner los calcetines porque yo no podía, pachucho que estoy.

    ResponderEliminar
  6. Glòria de Barcelona12/2/12 22:35

    Tienes toda la razón Pepe, hasta que no tienes un amigo tan especial como es un perro no sabes lo que te pierdes, mi perra Molsa es muy viejecita y ya empieza a estar pachuchilla, tiemblo de pensar que pueda quedarme sin ella, el dialogo es de lo mas fluido con ella son muchos años juntos y lo que ayudan y consuelan cuando te da un bajón!!!
    Una pregunta (como siempre) me parece que me quedaré en novata total.
    Tenia previsto esquiar sin el procesador y dejarlo calentito en el hotel, supongo que es lo mejor. Es cierto que el frio lo puede estropear ?
    Pepe T cuidate mucho !
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Yo también doy fe de que les hablamos como Gilipollas, en mayúscula...

    Y nos entienden. Y los entendemos (a veces) .

    El otro dia tuve una "conversación" gatuna con mi Nina y vaya si me entendió... y vaya si la entendí (me dejó las manos señaladas con sus uñas, la muy kab )

    En esa "charla" le iba diciendo las tontás habituales y ella iba respondiendo con parpadeos, peeeeeeeeero cuando le pregunté por el Plumy plumero gatuno en vez de parpadear.. empezó a girar la cabeza de un lado a otro como si lo buscara...

    Vaya si se acuerda !!! Tendré que comprarle otro...

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué queréis que os diga que no sepais ya? Si incluso comienzan la conversación si les da la gana.

    Por otra parte a mí cada vez me gusta menos hablar con varias personas a la vez. Soy el raro del barrio, lo sé, pero me da igual. Hoy por hoy, me supone un esfuerzo esxcesivo y con escasos resultados, brrrrrrrr

    ResponderEliminar
  9. Glòria, puedes leer mi esquiada, hace un par de años, aquí: enlace

    ResponderEliminar
  10. Gloria, puedes protegerlo con eso y encima, el cazco

    ResponderEliminar
  11. Glòria de Barcelona13/2/12 0:21

    Ufff muchisimas gracias me has quitado un peso de encima !!!! Ya os contaré veremos como va todo el procesador y mi forma fisica que esta un poco xunga ire tranquilica que una ya tiene una edad !

    ResponderEliminar
  12. Que entender entienden, eso lo tengo claro, y que en ocasiones, sin hablar expresan sentimientos muy humanos, lo constato.

    En casa tenemos dos de ellos, ambos de raza Boxer, uno de 8 años y otro de 2.

    Ambos con su carácter totalmente opuesto. Para que os hagáis una idea. El mayor es muy avispado, tiene un "nervio" increíble. Su juguete favorito es la pelota (o las), porque tiene la casa regada de unas cuantas). A cada rato no hace sino buscarnos a alguno en con pelota en boca para que se la tiremos. Por él, estaría todo el día jugando a lo mismo.

    El otro por el contrario nos salió marmota. Le gusta ver echado a un lado como el otro corre, pelota va pelota viene...

    Hace unos meses al mayor, tuvieron que hacerle una limpieza en los dientes, ya que parece que con los años a algunas razas (aunque no en todos los casos), se les va creando una especie de sarro, y el veterinario nos comentó que hay que eliminarlo.

    Al pequeño, y aunque de parentesco nada, ve al mayor como al padre y cada vez que a este último lo llevamos al veterinario le entra una tristeza impresionante, tanto es así que el se pone a aullar (casi que no hay consuelo hasta que el mayor no regresa).

    Bien, pues como os contaba, al llevar al mayor a que le hicieran la limpieza, este vuelta a los llantos, pero esta vez fue diferente... Se fue a donde tenemos las correas, abrió el cajón, y nos aparece con ella en la boca para que se la pongamos y lo llevemos a el también (interpretamos nosotros).

    Estos bichos sorprenden, entienden y sienten si no tanto, casi como nosotros.

    En cuanto a la calçotada (ja. he usado la cerilla, creí que venía en mi teclado de adorno :-) tengo unas ganas de probarlas con esa salsa de romescu... pero si que me pilla bien lejos. Quien sabe, quizás algún año pueda ser...

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Bon dia, aqui viendo nevar a traves de mi ventana, con cafetito en la mano.....

    ResponderEliminar
  14. Pynky así se llamaba mi perro, el cual estuvo con nosostros mas de una decada, así que estuvo conmigo durante mi epoca de infancia y adolescencia, durante la infancia tuvo que aguantar el que yo jugara con el y lo disfrazara, en la adolescencia la de un amigo perruno, yo creo que no existe nadie mas fiel que un perro.... ahora reconozo que mi faceta perruna ya no es la misma...

    Gloria disfruta de la nieve y de esquiar a tú manera!!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Mañana es mi cumple, así que estais invitados a una chocolatada con ensaimadas!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Adela.... Muchas gracias,,, pero el regalo ya esta en marcha... ahh por cierto no era mi hijo que estaba resfriadito, si no mi nieto, jjj....

    ResponderEliminar
  17. Hola Pepe he estado leyendo el post de tu renacimiento en el esquiar, !!Ole tus narices!! ademas entre otras cosas me ha animado, porque si tú estas operado de ambos oidos, tienes el equilibrio tocado en ambas partes, no??? muy bien Pepe!!!!

    ResponderEliminar
  18. Buenos días,

    Si alguno se siente "como gilipollas" por hablarle a su perro o a su gato, aun teniendo dudas de que éste escuche, entienda algo o le importe un bledo lo que dice, sin duda es porque en su vida le ha dado clase a un grupo de ESO de los malos... Creo poder afirmar que el Roque y el Duvi me escuchan más y me entienden mejor que muchos de mis alumnos, jajaja...

    ResponderEliminar
  19. bon día con mucho frió,
    Y aunque no les hables, te entienden, si estamos pachuchos se dan cuenta,en mi casa si discutimos el ladra pa que nos calmemos,y si nos reímos, el trae su juguete que también quiere jugar, ale.
    Gloria, has empezado por las pistas rojas????,
    yo ya hace 3 años que no voy(por la crisis), yo iba a Teruel que lo tenemos a 200km.
    me voy a preparar la comida que mi mujer esta al llegar.

    ResponderEliminar
  20. Buenos días

    Sole te comprendo perfectamente. Cuanto más conozco a los hombres, más cariño les tengo a los animales. Sobra decir que nosotros también les hablamos a las nietas peludas y nos entienden.

    Valentin me he reido mucho con lo que has contado de tus boxers. Nuestra nieta peluda(la mayor) también abre el cajón de las correas cuando quiere salir a pasear. Es que son buenísimos !!!

    Pepe T que apañado eres, preparando la comida para tu señora.

    Rosa P per molts anys !!! Mañana no sé si podré entrar !! Me apunto al chocolate con ensaimadas. Que rico !!!

    ResponderEliminar
  21. Es que si la cuido, ella me cuida, jejeje.
    Pepe, la keda del año que viene la hacemos en un paisage como el de la pantalla, todos esquiando, siiiiiiiiiiiiii.

    ResponderEliminar
  22. Jelou.

    Jordi, no pude ver el enlace de tu foto de la bobina, y tampoco ayudarte, la mía no tiene esa gomina, se pega directo a la cabeza.

    Mis gatitas han aprendido a entender nuestro idioma, aunque no lo reproduzcan aunque aveces sus maullidos suenen muy "miaa, miaaa" (de mía, o de mamá).
    Cuando es la hora de su cena, con tan sólo vernos con el recipiente ellas corren a su cuarto, (sino supieran que es su comida, no harían nada), o si oyen que lo hemos dejado en el suelo entran corriendo de donde estén.
    Al llegar mi padre del mercado inmediato, así estén dormidas se lanzan a olfatear las bolsas, él siempre les lleva un bocadillo así que saben que hay algo para ellas.
    Cuando me salgo en la mañana les digo: Al rato vuelvo, nos vemos en la nochesita, y ellas me ven y siguen a lo suyo. Luego, cuando me buscan olfateando mi cama, mis cosas, o por las habitaciones, mi madre les dice que he ido al curro.
    Son muy listas, mis gatitas, cuestión de práctica y años.

    ResponderEliminar
ATENCIÓN: Antes de publicar un comentario, resaltar vuestro texto y copiar por si se pierde, cosa que pasa con frecuencia en loputo blogger