domingo, 24 de junio de 2012

Día 1257. Playa de San Juan.

Es tradición, la noche de San Juan, ir a la playa a encender hogueras y pedir deseos, reconvertido hoy a hacer botellones y fumarse unos petas. Cosas de juventú, divino tesoro.

La tradición de mi casa es ir a la playa al día siguiente, aprovechando que, precisamenette, esa juventú está durmiendo la mona. Siempre y cuando, clarostá, que los servicios de limpieza hayan cumplido con la tradición municipal de limpiarla "ben d'hora, ben d'hora" (bien temprano).

A pesar de la escasez de personal fiestero, no era fácil encontrar un sitio donde poner la toalla. Bueno, sí, en el agua, pero se hunde.

Una vez colocadas, al estilo tetris, hemos procedido a dos arduos trabajos domingueros. Uno, ponerse el protector. Y no hablo del preservativo al uso (o al poco uso) sino del protector solar, en forma de spray, onomatopeyamenette llamado fss fss. Otra, tumbarse boca arriba a sufrir los calores sin quejarse, algo que haríamos en cualquier otra situación similar.

Pasado un corto espacio de tiempo messi cruzó un dilema por la mente.

Tenía dos opciones para continuar la mañana. Una, continuar ruborizando mi blanca y pecosa piel (y cada rato que pasaba, más pecosa) y otra cumplir con la tradición particular mía de mi persona humana, de pegarme el primer baño del año (que rima) en este día post verbenero.

Y dirás: kñ, Pepe, la dos, está claro.
Y diré: Aaaah, está claro, está claro... tú no sabes lo fría que está el agua aún.

Armeme de valor y dispusime a la solicitada opción 2.

Dejeme el mp7 guardadito (esto no es opcional, más bien obligatorio) con lo cual conseguí que se callara todo el mundo, niños incluidos. Y olas también.

En los primeros pasos messi pasó por la cabeza rajarme en el valiente intento, porque a punto estuvieron mis pieses de congelarse.

A diferencia de otros años, aquí narrados, ahora tarda bastantes metros el agua en cubrir, por lo que tenía posibilidad de ir mojándome poco a poco conforme avanzaba andando, y pensando en la decisión de mojar todo mi cuerpo serrano.

Cuando estaba a punto de echarle un par y lanzarme de cabeza, algo me dijo que ese no era el sitio y debía caminar un poco más. Concretamenette una compresa flotante. Tanga, para ser mas exactos.

Tras unos metros más me dije lo de "ahora o nunca" y me sumergí hasta que el último pelo, situado en mi cabeza, estuviera bien mojadito y fresquito.

Después de unos momentos de "uff uff uff kñ que fría" pasé al "aaaahg, que buenaaaa", con lo que me dí cuenta que había tomado una gran decisión.

Y te preguntarás, porque eres muy de preguntarte, qué cjns te importa esta anécdota bañística mía.

Y te responderé que, si me conoces un poco, sabrás que me gusta buscar la metáfora y/o parábola, como buen samaritano.

Porque a quien no le ha pasado en esta vida de Dior, enfrentarse a situaciones en las que hay que decidirse por lo quizás menos fácil, buscando el beneficio a largo plazo. Situaciones en las que te encuentras con alguna compresa flotante (metafóricamenette, eh?) que te indica que no es el momento, y que, al final, te das cuenta de que has tomado una buena decisión.

¿Has visto tú que bien he aprovechao la tontá?

Pues ale, buen finde, digoooo, feliz lunes, que eso sí que es una situación difícil.



Foto: Playa de San Juan, Alicante, que no es a la que he ido, ni por asomo, pero que encajaba con el título del post.



14 comentarios :

  1. Glòria de Barcelona24/6/12 21:25

    Pensando en los baños playeros y pisceniles, una pregunta: una vez te has mojado el pelo ya no te puedes poner el procesador hasta que no esta seco, es asi ??? porque a la que te mojas ya se han terminado las conversaciones ???
    Aunque el agua sienta tan tan de maravilla que cualquiera se pierde un buen bañito.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo también he ido hoy a la playa con mi marido y mis hijas, todos se han bañado menos yo, pues tienes razón con lo de que el agua está bastante fría, mira tú por donde, no he tenido valor.

    ResponderEliminar
  3. Glòria, en mi caso no tengo problema porque en 5 minutos messi seca. Las chicas es diferente, aunque tú no llevas el pelo muy largo, mejor que esté bien seco.

    Anita, para eso, un par de palantiles y de cabeza, jaja

    ResponderEliminar
  4. Bon Vespra!!!! buena sana decisión has encontrado hoy, porque con los calores que hace!!!
    Yo he bajado a la piscina, y he dejado el mp7 en casa, todavía no me he bañado y no porque no me apeteza, porque suelo ser de las lanzadas o mejor dicho era hasta que me han puesto el mp7, hoy me he decidido a decir a la gente que si no llevo el mp7 me tiene que hablar de frente y que si no es contesto es que no los oigo y que me den un golpe en el hombro ;-) y si no me he sumergido es porque me da miedo la inestabilidad, y no se porque, si no lo pruebo no lo sabre, en fin existe un verano antes y después del mp7, pero tambien existen mchisimas mas cosas positivas que negativas del antes y el despues, !!no me quejo!! pero si tengo un poco de morriña, soy humana o eso creo...

    Muy buenas noches....

    ResponderEliminar
  5. Pues yo hoy partida doble,por la mañana piscina, que si me he bañado hasta la cintura con MP 7 puesto tapado con turbante pero eso si,3 minutos.

    Y por la tarde por finnn he ido a la playa.
    Que emocion,se man puesto los pelos como escarpias eso sonido shhhhhhhhhhh que ya se me habia olvidado.
    Ahi solo me he bañado los pies,como manda la tradicion,entre otras cosas porque iba vestida de calle .

    Pero yo tambien digo que a la piscina como a la vida hay que tirarse de cabeza ,no vale el poco a poco.

    ResponderEliminar
  6. Ahhh y os preguntareis. pero que cñe hace Rosa bajando a la piscina, teniendo la playa tan cerca,,, pues por la misma razón que decía Pepe que los Domingos hay que jugar al tetrik...

    ResponderEliminar
  7. Gemmaaaaa que pasa que estabas sola en la piscina??? o no chapotean la gente,,, el otro dia que baje con los peques y me sente al borde, casi me lo mojan... yo no me arriesgaria por mucho turbante....

    ResponderEliminar
  8. Ah se me ha olvidado comentar el post de ayer,, que bonita imagen!!! como se dice vale mas una imagen que las palabras.....

    ResponderEliminar
  9. Rosa,llevo un turbante muy ancho y gorra,de todos modos ha sido entrar y salir,donde hay agua y niños y pelotas voy con 1000 ojos.

    ResponderEliminar
  10. Ya... pero vamos creo que te has arriesgado muchooooooo.... ;-)

    ResponderEliminar
  11. Se deben hacer turbantes de neopreno????? creo que no... igual si cortamos una manga y nos hacemos uno???

    ResponderEliminar
  12. El hijo de mi amiga lleva uno de neopreno porque el niño tiene el timpano perforado,y creo que lo compro en Gaes.

    ResponderEliminar
  13. Bon día,
    De cabeza al agua na de na, yo de culo y despacito, porque también tengo un tímpano perforado, si entra agua luego hay dolor.

    En la ultima programación que me hicieron me dijeron hasta dentro de un año, pos se han adelantado 6 meses, esta mañana me han llamado para el próximo miércoles 27, pos a ver si es un nuevo programador y hago récord que a Jordi siempre es el mismo, pero prefiero que sea la misma de la ultima, a tocar fusta.
    Gemma,ya te han dado fecha para la reprogramación???

    ResponderEliminar
  14. Y lo bien que nos lo pasamos algunos leyendo como aprovechas tus tontás para dejarnos mensajes no tan tontos…

    En algún momento de nuestras vidas todos nos hemos hecho esa misma pregunta “me tiro a la piscina, o no me tiro?" (te recuerdo que por Madrid no hay playa ni hogueras de San Juan :)
    Nuestros miedos, dudas, debilidades, siempre se pasean por nuestra mente cuando hay que tomar decisiones o se avecinan cambios. Para todo hay un momento, el que nosotros elegimos, por lo que es necesario ser precavidos para comprobar que la piscina tenga agua y no haya compresas flotando, jejee.

    Ese primer paso adelante es el más largo, costoso y decisivo, porque el resto de pasos se consiguen al andar. Sin él nos perderíamos nuevas experiencias, nuevos retos, nuevas lecciones que aprender y mucho que ganar… o algo que perder. Pero si hablamos de perder, estará todo perdido y no habrás ganado nada si no nos atrevemos a dar ese primer paso, porque, por mucho que pierdas, al menos lo habrás intentado venciendo a tus miedos, y solo por eso ya habrás ganado mucho. Habrás ganado algo muy importante: seguridad en ti mismo.

    Con nuestros miedos nos negamos la posibilidad de mejorar, a corto, medio o largo plazo. Nos quedamos inmóviles, paralizados por nuestros propios pensamientos. Sin embargo, dar el salto te abre un futuro lleno de nuevas posibilidades. A mí lo que me da miedo realmente es quedarme parada, inmóvil, muerta como un mueble que va acumulando polvo con los años...

    Cuesta mucho cuando tu decisión no es la más fácil ni la más cómoda. Pero, como en la escultura de los niños de la foto del post (menkanta, por cierto), siempre hay alguien que te puede ayudar a dar ese salto, ese empujoncito que a veces necesitamos para soltar el “ahora o nunca!”.

    ¡Adelante Pepe! Que el que se quiere refrescar, se tiene que mojar. Y si no es el momento, habrá que esperar.

    ResponderEliminar
ATENCIÓN: Antes de publicar un comentario, resaltar vuestro texto y copiar por si se pierde, cosa que pasa con frecuencia en loputo blogger