lunes, 21 de mayo de 2012

Día 1223. Friends will be friends.

Prometí no hacerlo, sin éxito. He vuelto a soñar. Mejor dicho, he vuelto a acordarme de mi sueño.

Esta vez llegábamos (Lucía y servidor, aunque parecía que tenía que llegar alguien más) a una casa de campo.

Era una casa grande, y llena de vida, a la par que de gente.

Veníamos (supuestamente) del exterior, de una excursión en la que aparecía el más pequeño de la casa, con sus amigos. Tenía problemas de oído, y al parecer mi misión en el sueño era convencerle de que un implante era una buena solución. Sus compañeros lo respetaban por sus limitaciones y se hacían entender.

Nos adentrábamos en la casa y nos cruzábamos con un grupo de jóvenes, que conocían a otro de los hijos, que ya había pasado la adolescencia. Venían con bártulos de escalada y subían por una escalera muy estrecha de la casa, apenas accesible, a lo que se suponía que era un tugurio privado, donde "la colla" tenía sus reuniones alejadas de los ojos de los adultos.

Al llegar a la terraza estaban los adultos, alrededor de la mesa, con buen comercio y bebercio, gastándose bromas sobre el pasado fin de año, entre sonrisas, risas y carcajadas.

Desperté al aviso de mi vejiga y me quedé del sueño con la imagen del niño, futuro implantado. Pero al repasarlo mientras miccionaba, algo que hago para que no messi olvide, y menos esta vez que era agradable, he caído en que el sueño era un homenaje a la amistad.

Esa amistad que empezamos en el colegio, entre fidelidades y manías, con sus enfados infantiles.

Siguen los amigos de juventud, esos que marcarán el resto de nuestra vida, para bien o para mal, según sus vicios, con los que compartimos muchas "primeras veces".

Y acabamos con la amistad adulta. Esos amigos que duran, merced a nuestro mundo más racional, menos envidioso y rencoroso (teóricamente).

Algunos han querido tener un millón de amigos (y así más fuerte poder cantar).

Yo me conformo con algunos menos. Creo que lo más importante es conservarlos hasta su conversión en amigos de verdad.

Aunque cierto es que a veces se quedan en el intento.

Y dirás: No serían tan amigos.
Y diré: Razón tienes.

18 comentarios :

  1. Qué barbaridad, Pepe, nuevamente pensé que me estabas leyendo la mente, justo en este momento tengo este link en una pagina de la computadora.
    Friends with kids
    La ví el viernes, es una peli que habla justo de eso, que de amigos se quedan cuando se transforma la relación con niños, años, parejas nuevas.
    Uy.

    ResponderEliminar
  2. cisco, fran..cisco21/5/12 21:53

    Pepe!!!!
    Buen sueñoooo

    ResponderEliminar
  3. Quien tiene un amigo, tiene un tesoro, divinos tesoros y todavía mucho mas valiosos si son de la infancia, porque han superado las barreras de la adolescencia y han llegado a la madurez, a pesar de que puedan tener algún rasguño que se ha podido cicatrizar y que es como si no existiera....

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente MeriYou, muy bien explicado. Yo creo que los candidatos a ello son las personas que tienen un oido con audición, mi información es por si alguien trasparente nos visita y esto puede serle de ayuda, no creo que nosotros seamos candidatos a ello...


    enlace

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo un amigo, con el que no hablo a menudo.

    Yo tengo un amigo, que lo veo muy poco y vivimos cerca.

    Yo tengo un amigo, que puedo contar con él si lo necesito.

    Yo tengo un amigo. Tengo suerte.

    Estas reflexiones son aplicables a los que considero mis amigos y son también de sentido inverso.

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches a todos! Amí estudiaron si me podian poner el Baha,pero al tener la audición tan baja no era posible. Si que tengo un familiar con el Baha pero no tenia tanta pérdida y sí muchas infeciones , de momento intenta acostumbrarse, pero es que no llevó nunca audífonos con lo cual le cuesta un poquito más, pero está contenta.

    ResponderEliminar
  7. Glòria de Barcelona21/5/12 23:49

    Tener amigos, es una suerte ? o es un trabajo del dia a dia ? de cuidarlos y conservarlos, cuando estuve enferma y como consecuencia me quede sorda, mis amigos no fallaron, estaban ahí en todo momento ayudando a mi familia primero y luego a mi de una manera brutal nunca llegaré a poder agradecerles todo su apoyo.

    ResponderEliminar
  8. Buenas noches a los rusos (uno mira y otro no):

    Del post: dicen que un amigo es un tesoro, a veces está escondido en el fondo del mar y como dice Pepe buscando con paciencia se convierte en "de verdad".
    También,a veces, salen rana y otras se convierten en príncipe.
    Y de amigos saben mucho estos peterburgeses y sino que se lo pregunten a su dueña.

    ResponderEliminar
  9. Carmen Conil21/5/12 23:55

    La amistad es de las cosas más valiosas de esta vida. No olvidemos: para tener amigos, hay que SER buen amigo. no puedo evitarlo, pero me toca la vena sensible este tema, para mí es muy importante.

    ResponderEliminar
  10. bon dia! si Carmen Conil, tienes que SER amigo, y dedicarle tiempo, cariño, y lealtad. No puedes pretender que los demás sean tus amigos sin ningún esfuerzo por tu parte.
    No por verse mucho se es más amigo, yo creo que un amigo es aquel que sabes que está siempre que lo vas a necesitar.

    ResponderEliminar
  11. de quien son los perritos que salen en el fondo del blog ????

    ResponderEliminar
  12. Glòria de Barcelona22/5/12 9:26

    Tienes razón Silvia los amigos hay que cuidarlos y cultivarlos y es el que sabes que esta ahí cuando lo necesitas, yo lo he comprobado muchas veces!

    ResponderEliminar
  13. Bon día, bueno es un decir, porque creo que saldremos volando, a pesar de que luce el sol, no hace para nada un día bonito, a mi el viento me da miedo, prefiero mil veces que llueva!!!!!

    Pepe te he mandado mi cloqueación!!! vale mas tarde que nunca no????

    ResponderEliminar
  14. Silvia lo perritos son de MeriYou!!!

    Bon dia....

    ResponderEliminar
  15. Y también es verdad, que a pesar de que intentes regar y cuidar a los amigos, estos a veces se marchitan, a mi me ha costado ver esta parte de la amistad y entenderla!!!

    Feliz día...

    ResponderEliminar
  16. los perritos son de Mery You ? hualaaaaaaaaaaaaa que monada!!!

    ResponderEliminar
  17. Me gusta tu reflexión onírica, Pepe, y me da pie para hacer la mía propia sobre la amistad, eso te pasa por provocarnos con tu post...

    Razón tienes Carmen, como todos los demás. Es fácil TENER muchos amigos en épocas de bonanza, pero es en la adversidad donde muy pocos demostrarán SER tus amigos.

    La amistad hay que tejerla cuidadosamente, es delicada y frágil en sus principios, pero si es el amor el hilo que utilizas para crear día a día estos lazos, con el tiempo se reforzará y podría llegar a ser una amistad verdadera.

    El uso y abuso de esta palabra, ha hecho que confundamos su significado llevándolo a la superficialidad. No es lo mismo un "amigo conocido", que un "amigo de verdad", los más escasos. La amistad necesita de tiempo, tiempo para conocerse y reconocerse, para crear recuerdos compartidos, tiempo para invertir en el crecimiento mutuo. Para dejar que crezca la confianza, el respeto, la fidelidad, la lealtad, el perdón...

    La amistad verdadera es amar desinteresada e incondicionalmente, sin esperar nada más que lo mejor para el otro. Pero la responsabilidad debe ser mutua. Por eso cuando dudes de la amistad de alguien, pregúntate a ti mismo el tipo de amistad que tu ofreces. Quizás esperamos del otro algo que ni siquiera nosotros mismos estamos dispuestos a entregar.

    La verdadera amistad no entiende de barreras, ni de distancias, ni de colores, ni de inclinaciones, ni de defectos, ni de orgullo... va más allá de todo eso, porque el lenguaje de la amistad se expresa con el corazón.
    Un amigo de verdad no se expresa solo con palabras, sino que escucha más que habla, y le basta un gesto, una mirada, un abrazo o un beso para decirte que siempre estará a tu lado.

    Para mí, la amistad de verdad hacia otros es el amor puro que perdura en el tiempo, incluso me aventuro a pensar que más allá de esta vida, para lo bueno y para lo malo, en la salud y en la enfermedad, como el mejor de los matrimonios, pero sin derecho a roce ;)

    Y como tu bien dices, Pepe, quizá aquellos que se quedaron en el camino, los confundimos con amigos de verdad. Pero incluso así, como digo siempre, tanto unos como otros son necesarios, porque sin los mal llamados amigos, nos sería imposible reconocer y disfrutar de la verdadera amistad.

    ¡Un abrazo muy fuerte para todos!

    ResponderEliminar
  18. Jelou,

    A mí por eso me gusta mucho esa canción que va...
    tu eres mi hermano del alma realmente un amigo.
    Que en todo camino y jornada este a siempre conmigo.
    Aquel que me de a su amistad, su respeto y cariño...
    ah, qué bonita melodía.

    ResponderEliminar
ATENCIÓN: Antes de publicar un comentario, resaltar vuestro texto y copiar por si se pierde, cosa que pasa con frecuencia en loputo blogger