martes, 31 de mayo de 2011

Día 869. La priti

Tal como dijete (que rima con ojete, jijiji) hoy es domingo, porque el hoy de ayer, era sábado.

Y dirás: Ein????
Y diré: Léelo otra vez, que tiene sentido

Ayer te dije que escribía el post del sábado, con retraso, así que hoy escribo el del domingo, ocupado por ceremonias blaugranas.

Explicote (que rima con cipoCLOOONCvale) la situación verídica:

Mesa puesta para cenar, compuesta de... kñ, no me acuerdo, como hace dos días y tengo memoria de pez...
Zapping de Lucía por las diversas cadenas estatales, autonómicas, europeas y universales, o sea, 10 minutos de zapping
Selecciona una peli que empieza, de riguroso estreno (por los cjns): Pretty Woman, alias "la priti".

- Otra vez vas a ver "la priti"???
- Si es que no hacen nada
- Que no hacen nada en setecientas quince cadenas??? y tienes que dejar una película que has visto catorce veces????
- Menkanta !

Y se queda tan ancha. Pero como me lo dice con una sonrisa inocente, propia de estar poseída por la mismísima Julia Roberts, me callo y ceno, sin mirar los subtítulos apenas, porque me la sé casi de memoria.

Hay tres películas que considero del mismo género (femenino singular): Ghost, Titanic y la Priti.

Las den las veces que las den, mi santa esposa siempre se engancha a verlas. No sé qué verá en ellas, pero leo las audiencias y resulta que ha vuelto a ser, otra vez, la película más vista del día. Increíble pero cierto.

Debe ser (me voy a meter en terreno fangoso, a la par que con riesgo grave de lesión sartenil) que ven en ella el sueño femenino de la chica sencilla (a la par que puta, en este caso, con perdón) que es rescatada por un apuesto príncipe azul, preferiblemente forrao de pasta, que la convierte en una princesa de bonitos vestidos y lujosos collares. Paké? Pa dar envidia a las otras tías, seguroCLOOONCsísí (emperatrí, casualmente).

Tengo que confesar que a mí también me gusta la Priti (la peli, porque la Julia Roberts nunca me ha gustado, dime raro), pero a la sexta vez ya me empieza a cansar. Y no sé que veo yo, porque a mí, que me rescate un tío con pasta, no me acaba de atraer mucho, que digamos.

Para intentar equilibrar la balanza sexual (de sexo género, no de sexo guarrindongo), te diré algo que ellas tampoco entenderán: ¿por qué vemos los tíos una y otra vez cualquiera del señor de los anillos? o de Star Wars??? (y Mourinho diría: ¿Por qué? ¿Por qué? varias veces)

Y qué vemos nosotros? La lucha del bien y el mal, en la que al final siempre ganan los buenos? Qué buscamos ahí? Ser super entrenados héroes que lo solucionan todo con espadas láser? Fálico pensamiento, que diría el Freud (el Astaire, no, el otro que pensaba raro).

Creo que toda la culpa de ello la tienen nuestros padres, que nos "sexan" de bien pequeñitos: al niño un balón pa jugar con los compis, y a la niña una muñeca bebé, para que le de el biberón y le cambie los pañales. Jódete Vanesa. Mal empezamos.

Esa es la clave del asunto (resumida porque es mucho más complejo).

Y a ver quien se atreve a comprar una muñeca al niño (sin que te la pida, que también puede ser)

Moraleja: no sigo porque me la gano, así que sigue tú. Hoy tiro la piedra y escondo la mano.

Bueno, mejor me escondo todo yo, antes de que se líe la marimorena.

Ande, ande, ande.

lunes, 30 de mayo de 2011

Día 868. Forrest Pep

Voy retrasao

Y dirás: No confundes la primera letra, no es una ese?
Y diré: Ñiñiñiñi

El caso (resipiente de cosina) es que este post debería ser el del sábado, pero los acontecimientos (culés) han hecho que se retrase dos días, así que imagínate en parte que hoy es sábado (digo en parte, no sea que mañana no vayas a trabajar creyendo que es domingo) y vamos allá:

Lo bueno de algunos sábados es ir a comprar.

Y dirás: ¿has cambiado la medicación?
Y diré: Mexplico

Como Abel está emancipao (al estilo Guadiana, ahora si, ahora no) vamos los cuatro y medio (las dos parejas y Pumba) al Mercadona, y claro, alguien se tiene que quedar con Pumba fuera.

Y ese alguien soy yo !

Y dirás: Aaaaaaaaaaah !
Y diré: jijiji

A Pumba le encanta ponerse en mi regazo con la lengua fuera a chafardear la vida, ya sea en la terraza de casa, o en este banco (y cada día el de más gente) de enfrente de dicho súper.


Le da igual que pasen 30 chuchos, que el tío no se inmuta (bueno, alguna vez sí).

Me hace gracia la diferencia entre esperar con un cachorro en el regazo a hacerlo sin él.

Con él te sientes como Forrest Gump, es raro quien no se para a mi altura (es un decir) y le hace algún mimo (de mimar, no de señor con la cara pintada de blanco haciendo el tonto). Y él es la caja de bombones a la que todos meten mano (hablo del perrito, metafóricamenette).

Y yo que apenas me entero y digo a todo que sí, porque mi orejo, hasta que no se acostumbra a una voz, no empieza a comprender. Y en el caso de los visitantes esporádicos, cuando eso sucede, ya se han pirao.

Y cuando ves que se acerca una chica mona a lo lejos, es cuando salen los otros con la compra hecha.

Y con la sartén en la mano.



PS: He tenido alguna queja de que ya canso hablando de Pumba. Bueno, resulta que este blog es mi diario, y tengo que contar lo que me pasa cada día. Y si Pumba está en ese "cada día", tendré que hablar de él, nooooo??? Y del Barça, si se tercia (conste que esta temporada apenas he comentado). Creo que siempre lo he hecho desde el respeto. Por algo me llamo Pep.

domingo, 29 de mayo de 2011

Día 867. Buenos días, Barcelona

Hoy es un gran día en Barcelona.

La gente saldrá a la calle, olvidándose de sus problemas por unas horas, a recibir a sus héroes, como ha hecho otras veces a lo largo de su historia.

Hoy van de blaugrana, sobre un bus turístic.
Messi-ento pletórico de pertenecer hoy a esta ciudad, de haber nacido en ella, a escasos metros del Nou Camp.

De sus gentes, de sus calles.

Pero sobre todo messi-ento orgulloso de la filosofía de un tocayo, con la que ha tocado el cielo.

Messi-ento henchido de haberlos visto vencer como lo han hecho, con humildad.

Con respeto al rival, sin prepotencia.

Con el compañerismo por bandera, con la unión del vestuario, sin envidias.

Messi-ento la piel de gallina al ver gritar levantando la copa a alguien que acaba de superar un calvario.

Messi-ento de culo viendo al entrenador contrario admitir que se han enfrentado al mejor equipo, en un encuentro sin apenas faltas, con auténtico fair-play, sin marrulleros, sin trampas.

Me quito el sombrero al ver las portadas de los diarios rivales, rendidos al mejor fútbol.

Messi-ento inmenso de que toda esta forma de entender el deporte y la vida sea hoy el centro del mundo.

Messi-ento feliz de vivir hoy en Barcelona.

Messi-ento feliz de tenerlos a ellos aquí

Gracias por todo.

Gracias, Pep


Foto superior:MundoDeportivo.es. Inferior: Heraldo.es

sábado, 28 de mayo de 2011

Día 866. La mesa del fondo

JAnoche tocaba Caliu, para que Jordi no nos eche de menos.

Por si queda alguien en este rincón del planeta que no sabe qué es el Caliu (de Finestrelles), es uno de los mejores restaurantes del planeta, junto con el Caliu de les Corts con única diferencia que el segundo tiene caracoles (aunque Jordi nos dió la primicia de que pronto también harán ellos).

A media cena (en la que yo me trinqué un fabuloso "pollastre picantó" después de los entrantes), messi sentó a un metro escaso una mesa de 10 personas, con su cumpleaños de uno incluido.

Cuando hay tanto ruido, ni mp7 ni mp8, así que tocaba pillar lo que se pudiera.

En estos casos la cabeza se rinde y se despista hacia otras cosas.

En mi caso tocó analizar en plan CSI a la mesa del fondo, como hice con la Coral Paraguay Perú.

La formaban dos matrimonios, uno con un hijo, o sea eran cinco.

El primer matrimonio tenía aspecto extranjero. Él, pelo blanco y ropa deportiva, ella vestía sencilla, sin ostentosidad.

El segundo. los tres de origen oriental, seguramente filipinos. Vestimenta más simple. El padre, camiseta verde, el hijo azul, ella también.

Lo primero que me vino a la cabeza, porque es algo típico de esa zona alta: Que los primeros tenían de servicio desde hace muchos años al matrimonio filipino. Tantos que hasta habían tenido un hijo aquí, y tenían la suficiente amistad y confianza como para cenar con ellos un viernes cualquiera. Ella llevaría la casa, él seguramente el jardín. Y el hijo ayudaría seguramente al padre más que a la madre.

Así combiné el intentar pillar algo de lo que hablaban en mi mesa y el buscar pruebas que confirmaran mi teoría.

A la hora de pagar la cuenta en la mesa del fondo, vi que pagaban los dos matrimonios, lo cual tumbaba mi teoría por completo. O no.

Al levantarse, el padre filipino llevaba bermudas, con lo cual volvía a encajar mi teoría.

Cuando ya se habían ido, pregunté a Jordi si conocía a los de la mesa del fondo, para ver si podía poner la pieza final de mi puzzle, pero me dijo que no, que parecían americanos.

Así se quedó la cosa en mi Indagación Visual Acascoporro (IVA), un pasatiempo con que los cocleatas (y no cocleatas también) suplantamos la carencia auditiva para distraernos.

Aunque para IVA el que me toca declarar cada tres meses, el próximo en Julio, que es un mes.

Además de una magnífica persona.

viernes, 27 de mayo de 2011

Día 865. Perfidia

Al entrar al vagón noté que una señora mayor, de pelo blanco pero corte moderno, me miraba el mp7. No le dí importancia (y ella tampoco) y seguí con mi nueva lectura (Expediente Barcelona, De Francisco Gómez Ledesma, mi último agradable descubrimiento y del que tengo lectura para acabar el año).

Como soy un observador (por no decir chafardero) empecé a investigar el caso, al estilo de las novelas que leo.

Llevaba una blusa de un granate brillante, con un broche bastante arriba (por la edad, y su moral), y una falda negra que lo dejaba todo a la imaginación. En el caso de ser más joven, claro. Mucho más.

Hasta ahí nada anormal. Si no fuera porque dos asientos a su derecha, otra señora llevaba la misma indumentaria. Y a sus izquierdas respectivas, dos señores, de jubilación segura, iban con dos trajes que, a juzgar por las marcas en los agujeros anteriores al actual del cinturón de uno de ellos, llevaban muchos años usando.

La respuesta me la dio un pin con una bandera catalana que llevaban todos, y en ellos el texto "Coral Paraguay Perú".

A partir de ahí rellené a mi manera los datos que me faltaban .

La de años que debían de llevar cantando juntos. Muchos viajes (espero que mejor acomodados que éste), muchas cenas y comidas de gala. Mucho que hablar, reír y unir sentimientos, en penas y alegrías. Ver crecer las familias y contárselo. Sacar fotos de hijos y nietos, a ver cual es más guapo. Despedir a algún ser querido, casar hijos. Vivencias conjuntas en esta tercera juventud.

Al llegar a Glòries se prepararon para bajar, seguramente tenían bolo en "l'Auditori".

En la fila de enfrente había otra señora "granate". Ahora la cosa me quedaba desparejada, y saqué tres conclusiones de las mías a ello: que el que faltaba pasó a mejor vida, que la señora se había separado de su marido, o de que simplemente estaba hasta los cjns de coral. Aunque también podía ser una solterona en edad de encontrar pareja, quién sabe, que siempre hay "un roto pa un descosío", que dice mi madre..

Sentí envidia de ellos. Eran mayores, pero no dudé que disfrutaban lo que hacían, y gozaban con la música, su pasión.

Al llegar a casa, cual CSI investigué un poco.

No encontré página web oficial de la coral. Raro. Es posible que no tenga ningún nieto informático (o similar) ninguno?

Pero sí encontré un vídeo aquí. Y en él, a tres de los cinco pasajeros de ese viaje, que he identificado en la foto como A (la primera señora), B (el señor de las marcas en el cinturón) y C.

No recordaba la canción Perfidia, pero al buscar la letra y lo de "que lejos estas de mi...", me vino rápido a la cabeza, lo que me hizo más fácil entenderla al oírla. Ya imaginaba que no iba a ser una de Lady Ga-Ga.

Me prometí a mí mismo algo: De mayor quiero cantar en una coral.

Seguramente mi inapreciable mp12 (implantado por dentro) de millones de canales ya me lo permitirá, y podré volver a decir lo de "tengo buen oído".

Lucía sólo me acompañará, porque afinar no es lo suyo, pero lo social sí.
No se sabrá una letra pero sí los cotilleos de media coral.

Y yo me desgañitaré hasta la extenuación para olvidar esos años pasados de oscuridad auditiva.

Agua pasada que no moverá molino.

jueves, 26 de mayo de 2011

Día 864. Los ocho errores

Ojeaba LaVanguardia, (un diario catalán) y al llegar a la página de pasatiempos he visto "los 8 errores" de Laplace, un pasatiempos en el que has de buscar las 8 sutiles diferencias entre dos viñetas.

Laplace lleva una infinidad de años haciendo esa tira diaria, que, además, es un chiste gráfico. Que yo recuerde, como poco, 35 años. Más de 12.000 viñetas. Y yo me quejo, y no llevo ni mil.

Mi padre se agenciaba La Vanguardia para ser el primero en marcarla con 8 cruces. Y jodernos al resto. Qué kab...!

En la mesa de al lado, un señor en edad de jubilación, o más, hablaba pausadamente con un joven que rondaría los 25. Podían ser padre e hijo o abuelo e hijo. El gran parecido me hacía creer en lo primero.

Atando cabos, y poniéndole imaginación, me ha venido a la cabeza cómo sería mi padre hoy. Un juego que he hecho sin nostalgia ni tristeza.

Me imaginaba que esa conversación de la mesa vecina podía ser entre él y yo, o él y Abel.

Tendría paciencia para repetirme las cosas al no entenderlo?

Seguro que cuidaría de mi madre y maldeciría el destino una y otra vez, entre lo que pudo haber sido y no fue, como marcando las cruces en el Laplace.

Me daría consejos, de esos de la vida. Y yo los entendería. Ahora sí, por fin.

Sería mi respaldo, ese apoyo necesario para que no caigas hacia atrás, con la tranquilidad que da eso.

Me hablaría de los árbitros y de que la final de la Champions se la han robado a su Madrid. Y yo me haría el sordo, y le haría repetir, y lo mosquearía.

Se llevaría a pescar a Abel, porque tienen el mismo vicio. Y yo pondría excusas para no ir.

Presumiría de hija por la calle del brazo, todo chulo él, seguro.

Se agobiaría al pasear a Pumba. Demasiada energía para su edad.

Tendría pelo, negro y fuerte, porque en eso no he salido a él.

Estaríamos preparando su 75 aniversario para dentro de pocas semanas, para celebrar la tercera etapa vital, 25, 50 y 75. Empezar a ser hombre, alcanzar la madurez y preocuparse por ser viejo, respectivamente.

Pero no. En mi hoja de la vida hay demasiadas cruces que hacen que nada de esto sea así, pero es lo que toca, y hay que mirar hacia adelante.

Nos volveremos a ver, eso sí, pero dentro de muchos años.

Y, si consigo Taichiar, que me espere sentao.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Día 863. Achaques

Cuando el domingo estuvimos Ikeando para ayudar a Abel pensaba que el lunes no podría enderezarme.

Ya me ha pasado otras veces. Mis huesos parecen vengarse por haberlos vejado durante 15 años, muchísimas horas al día, detrás de la barra del bar, de pie, repitiendo tantas veces frases como:
- ¿Estrella o San Miguel?
- ¿Fría o natural?
- ¿la leche caliente?
- ¿el pan con tomate?
- Hoy no se fía, mañana sí
- La última y nos vamos, ¿eh?

... y otras muchas frases que un camarero repite una y otra vez como una cotorra

Mis rodillas se quejan cada vez me flexiono, pero últimamente no.

He tomado una serie de medidas para intentar compensar mi sedentariedad sedentarición sedentaristica poca actividad motriz pereza estilo Pumba.

Lo que mejor me ha ido, los ejercicios preducha matutina.

¿En qué consisten? Rápido y práctico: aprovecho los segundos en los que se calienta el agua (y alguno más) para hacer sentadillas (video).

Y dirás: Vaya frikada !!!!
Y diré: Puede, pero a mí me ha dado muy buen resultado.

Además de eso:
- Intento no coger ascensores, ni de subida ni de bajada.
- Procuro buscar combinaciones de metro en las que tenga que andar lo máximo
- Como lejos del trabajo
- Bebo agua en vasos pequeños, para tener que levantarme a menudo
- Voy al baño del piso superior para obligarme a subir escaleras

La edad no perdona y los huesos y músculos son más rencorosos que un tertuliano de Sálvame.

Aún así quiero aprender Taichí.

Lo vi clarísimo leyendo "Todo bajo el cielo" y tengo que buscar cómo y dónde.

Por suerte, a diferencia de otras técnicas relajantes, el Taichí no se hace (que yo sepa) con los ojos cerrados, como el chikung y la relajación que practicaba, porque cerrar los ojos y entender al profe no es lo más fácil para un cocleado.

El Plan B, si no encuentro un sitio (parece que no lo hay cerca de mi casa) será seguir un vídeo del Yutú.

E intentar practicar mientras Lucía duerme, porque la risa ajena tampoco es buena para relajarse.

martes, 24 de mayo de 2011

Día 862. A mi primer jefe

Hasta los 21 años había sido mi propio jefe, y ya llevaba unos cuantos echando 15 horas diarias al bar-restaurante familiar.

Cuando lo dejamos yo era un joven sin carrera, precisamente por tener que atender el negocio. Sólo hice una entrevista de trabajo, como si el destino no quisiera dar oportunidad al resto.

Me atendió un buen hombre, entrado en años, curtido en la atención al personal, educado y de los que te hablan mirándote a los ojos. Era una fábrica de barnices, y él el gerente.

Algo vería en mí porque me contrató sin dudarlo. Y empecé a los pocos días en lo que fue mi primer trabajo con jefe.

Me trataron muy bien. Era ayudante en el laboratorio, limpiando máquinas con disolvente.

En el control de calidad había un chico de más o menos mi edad, que no acababa de caerme bien, algo así como apatía a primera vista. Y para colmo era el hijo del jefe, el "enchufao".

Pero ese antiflechazo pareció estar bastante equivocado. Al final nos hicimos amigos, que no es lo mismo que compañeros.

Veinticinco años después, hoy, puedo presumir de seguir teniéndolo como amigo.

Anoche pasó uno de los peores momentos de su vida. Aquel buen hombre que me hizo el primer contrato dejó de sufrir una larga y dolorosa enfermedad.

Mi primer jefe respiró por última vez. Su padre.

Por fin descansó. Y su hijo. Y la familia.

Han sido días duros, en los que se sabía el final, y se rezaba para que no tardara, para acortar el sufrimiento

La noticia me ha entristecido al recibirla por email.

Un email que recordaré siempre, y que me ha hecho sacar mis lágrimas secas:

"Ahora siento un gran sentimiento de paz porque mi madre y yo pudimos acompañarlo en el último momento. Él me acompañó al nacer y yo he podido acompañarle al morir. Es como un regalo."

Pues sí.

Descanse en paz.
Descansad en paz.

lunes, 23 de mayo de 2011

Día 861. Un par de tres cosas de este lunes

Vencedores y vencidos
Anoche estaba tan cansado de montar...

Y dirás... y diré:sssssht, no dejándote decir nada, que te conozco

Anoche estaba tan cansado de montar MUEBLES que no seguí la evolución de los resultados electorales como he hecho en otras ocasiones.
Pensé: Qué mas da, si, como siempre, todos ganan y cada cual interpretará los resultados ASPB (a su puta bola).
Me he sorprendido esta mañana entre crispi y crispi (guau! ...tú no*) leyendo como fue la cosa.
Sorprendido por ver que un partido admite que ha perdido. Eso quiere decir que ha perdido mucho, sino no lo diría y lo tunearía para encontrar un éxito que, en esta ocasión, es imposible.
Sorprendido de ver que los grandes beneficiados del descontento manifiesto de los últimos días, en forma de campings improvisados en plazas de ciudad, han sido los que menos tenían que ser, los que ya lo hicieron mal en su día y que ahora dicen que nos sacan de la crisis en menos que comes en un McDonalds. Ya te lo diré.
Sorprendido de que los del camping hayan conseguido que se multiplique por mucho el número de votos en blanco, (quizá creyendo que votaban a Cristiano Ronaldo?)
Y muy sorprendido de ver casi 400.000 votos nulos, entre los que había una parte que no han sabido votar, otra parte de votos protesta, con sus pintadas dedicadas a la clase política, y otra parte de jachondos, que se toman a cachondeo esto de la democracia.

Hombre, me parece bien que se lo tomen con humor, pero quizá no era la decisión más inteligente, digo yo

Adiós, hormiguitas
Leo que desaparece de la parrila "El hormiguero", un programa que echo bastante de menos desde que aterricé en el mundo coclear hace 900 días, y que así comenté en el post 60 cuando sólo llevaba dos meses de mp7.
800 días después, seguía sin entender a las hormigas. No es fácil leer los labios a un muñeco de peluche, y no será por falta de morros.
Ver que desaparece me da una pequeña alegría egoísta: ya que no lo puedo oír, que no lo oiga nadie.
Lo sé, hay que ser kab... pero nunca he dicho que no lo fuera. O fuese.

Dura competencia
Me ha salido una dura competencia, un gran escritor ha empezado su diario, y seguro que tendré que mejorar mis posts, porque lo hace muy muy bien. Se trata de Guillem, el peque de nuestra Llapisllib (Júlia) que ha decidido contar su día a día difícil día a día con la intención de que, en sus propias palabras, "la gente me entienda por dentro". Ahí lo tienes, con 9 años, siendo más inteligente que los que duplican (o tri) su edad, contando con sinceridad lo que piensa de su enfrentamiento al mundo real (ojo, que es culé).
La cosa promete en su primer apunte, yo ya tiemblo para que no me quite "clientes".

Bueno, nos los repartiremos, que igual que votar a un partido u otro, e igual que ver un programa de tele u otro, hay gente pa tó.


* Crispis es el perrito del comentaka Chumari

domingo, 22 de mayo de 2011

Día 860. El montaje del director

Jornada de votación democrática

Y dirás: Y qué?
Y diré: Ikeé?
Y dirás: Y que qué?
Y diré: Ikeé?
Y dirás: Aaaargh !
Y diré: Lelaja, que te cuén !

El caso es que fui a echar una mano (y me cogió las dos) a Abel, que tenía que montar unos muebles de la tienda sueca, de ahí el verbo "ikear", que en el caso de Sara Carbonero, quiere decir otra cosa.

Fue mi primera vez.

Y dirás: Comorl? No habías Ikeado nunca?
Y diré: Sí, pero no así

No sé si recuerdas que hace unos meses comencé un tratamiento para mi rinitis, un spray nasal que me evita el goteo que llevo toda mi vida padeciendo.

Pues bien, cuando Ikeaba era apretar un tornillo, moco, apretar otro, moco, y así sucesivamente. Un martirio.

Hoy no, y me he dado cuenta cuando he acabado, me sentía extraño y feliz por algo, pero no sabía el qué (y no era de pensar el dolor de espalda que tendré mañana).

Pero como todo en esta vida, tiene daños colaterales.

En mi caso, por la noche se me reseca mucho la napia, y me cuesta respirar bien, hasta que me sueno bien en la ducha matinera y me vuelvo a poner spray.

O sea, arreglas de un lado y se jode de otro.

Como tantas cosas en esta vida.

Como cuando en la pareja uno estira de la sábana para taparse por el frío, dejando al otro a la intemperie.

Cuanto parecido con nuestro sistema democrático, por cierto.

sábado, 21 de mayo de 2011

Día 859. Reflexión

Hoy tocaba reflexionar.

O sea, relajar la mente para que pueda tomar la decisión correcta mañana.

Así que me cogí a Pumba a la hora del vermutico, y me senté en la terraza de casa, con él en mi regazo, algo que nos enkanta a ambos dos, dejar la mente vacía y chafardear el barrio y su actividad.

Después de más o menos una hora de reflexión, he llegado a la conclusión que:

- Que no voy a votar al partido de ahora (en mi pueblo) porque tantos años del mismo partido gobernando, sólo sirve para que se llenen más los bolsillos los mismos. Puestos a contentar bolsillos, que sea repartido (re-partido, jejeje, que chistoso).

- Que no voy a votar a la oposición por utilizar mi nombre en vano (con las siglas de su partido)

- Que no sé a quien voy a votar

- Que no sé si voy a ir a votar

- Que el encargao del super de enfrente parece que sale con una cajera

- Que el dálmata de una vecina de enfrente no le gusta a Pumba, a juzgar por sus ladridos

- Que a mí si su dueña, que no es Cruela de Vil, al menos a simple vista

- Que si mañana hace tan buen día como hoy, va a ir a votar Rita la cantaora, que yo me voy a la playiki

- Que si sigo mirando a la vecina me voy a llevar un sartenazo

- Que se me está acabando el vermutito y me pongo otro

- Que qué bien se está al fresquito con Pumba, y qué pena que se me lo lleven en un rato

- Que me pongo otro vermú pa no acordarme

- Gue vorké veo el doble de gggente gue antesh, hics

- Gue haber guando passa la chati del Dálmata que le voy a gridarr: Nenaaaa, gómprate un perrico en color gomo el bío, gue ese es en blanco y degro, jijijijiji. Du novio guien es? Sergio Dálmata??? jijijiji

- Je ffffenga odro vermú

- Je dodo ve dá vueltas

- Je no sé si votaré o potaré

- Je farece je oigo bejor, jatetú

- Je bebo bara olvidar, bero no be aguerdo el gué

Guien be a fuesto un chucho aquí ???

viernes, 20 de mayo de 2011

Día 858. Cazueling

De vuelta a casa, paséme a echar un vistazo, cual chafardero cualquiera, por el status de la Plaça de Catalunya de BCN.

No había mucha gente, aunque la previsión es que esta noche haya movida, aquí y en la Puerta del Sol.

Sigo pensando en que la mitad tienen otros intereses fuera de la raíz del problema, que después de las elecciones esperarán otra oportunidad para hacer ruido y, si es preciso, liarla.

Incluso creo que algunos están acampando para ahorrarse el camping de fin de semana y pasar un buen rato de botellón, jatetú que mal pensao soy.

Y que hay otra mitad que van en serio, que no tienen trabajo, ni futuro, y que están con el agua al cuello. Estos serán marionetas en manos de los que lleven la voz cantante, seguramente en playback, comandados desde arriba de sus partidos correspondientes. Ojo, que algo cambiará y será gracias a esa gente sincera y pacífica, no a los alborotadores y fiesteros.

Respeto las manifestaciones, las verdaderas, las que se hacen desde el fondo de las entrañas.

Como la que se hizo tras el atentado de Madrid, aquel 11M, para decir basta ya a esos bestias. Fue en silencio, con el corazón encogido, entre caras largas y llantos, muchos llantos, porque podía haber sido en cualquier ciudad.

Y también estuve en la cazerolada contra la invasión de Irak.

Pero a la de hoy no iré, demasiado interés político.

Si reflexiono un poco, yo también estoy aquí con mis cazerolas, haciendo ruido.

Ruido contra los bajones, contra la incomprensión de nuestro entorno, contra el miedo a la intervención, contra todo aquello que nos pueda entristecer.

Y aunque algunos días escribiría con más entrañas, sé que no debo, que me he ganado a pulso las 44 mil y pico sordisas.

Y que, a pesar de que no me lleve ningún premio oficial, tengo en esas 44 y mil el mejor trofeo de mi estantería y en mis comentakas los mejores aliados para seguir en la lucha.

Este es mi ruido, y esta, mi cazerolada.

jueves, 19 de mayo de 2011

Día 857. El método Pumba

Anoche, mientras le daba a la teclita, miraba a la vez (con un estrabismo propio de Leticia Sabater y Fernando Trueba juntos) con un ojo el sorteo de la Once y con otro a Pumba, que mordía sobre mis pies (le enkanta) con calma chicha su hueso prensado que asía (del verbo asir, que no es lo mismo que "hacía" dicho por un andaluz) con las dos manos como si fuera más cercano a los mandriles que a los caninos.

Como mi imaginación a veces vuela tan alto ( y luego se da unas hostias del copón) me imaginé qué haría con las passsta si me tocara el cuponazo.

Lo más lógico sería llevarlo al banco. Pero pensé: jdr, qué rabia, metes la millonada en un banco para que en pocas horas deje de existir y pase a formar parte de un montoncito de paquetitos (que diría Leopoldo Abadía con su "Crisis Ninjjjja") que pasarán de banco en banco y que si reclamas que te lo devuelvan (es tu dinero!!!!) encima te cobran un pastón, mientras te sueltan un Santa Rita Rita.
Y al final vete tú a saber si formará parte de las cuentas del Fondo Monetario Internacional (FMI, como esa marca de leche y zumos) y de la cuenta de su director (ya ex-director) para que se albergue en lujosos hoteles (pues jódete Vanesa que te han pillao con el carrito del helao, aunque no me creo nada, monada).

Y entonces decidí que guardaría el dinero en casa. Pero... y si hay un cataclismo bursátil (que viene de bolsa, no de burro, aunque a veces se confundan) y loputo leuro cae en picao y vale lo mismo que los billetes del Monopoly???

Entonces me dije: Nada, mejor comprar oro. Lingotes de oro. Pero... ¿donde lo escondes? ¿En otro banco???

Y cuando mi cabeza empezaba a entrar en un bucle angustioso (y absurdo) en el que messi quitaban las ganas de jugar más a los cupones, miré otra vez a Pumba y comprendí que su método de razonar, mirando estrábicamente (también) y mordiendo su hueso prensado en las manos, era mejor que el mío.

Así que lo así (gana el Madrí), lo dejé en el sofá con su dueño (que no soy yo, aunque lo parezca), cogí una regaliz (porque el hueso prensado no me va) y me fui a la cama a jugar con mi señora esposa, concretamente con los pies de mi señora esposa (que estaba sumergida en el ágora de Amenábar) a un juego que consiste en que yo busco el calorcito de sus pies y ella busca la manera de apartar mis pies helados.

Y así (de esta forma) descubrí que lo mejor para evadirse del mundo mundial es el método Pumba.

Y me quedé frito... entre dulces sueños.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Día 856. Uno, equis, dos...

Esta mañana leía el "Qué?" (que es un periódico gratuito pero NO es de sordos, es una pepebroma), mientras tortilleaba, y no me refiero a tontear con otra fémina, que yo no soy esa (que decía aquella).

Encontré tres noticias de actualidad que arrejunto en términos quinielísticos, porque soy muy de arrejuntar.

EL UNO
A la campaña electoral le quedan tres días y, por fin, todos se ponen de acuerdo en algo: en que el malo es el otro. Todos buscan desprestigiar al otro en lugar de buscar soluciones, todos dicen que solucionarán la crisis, que no es cosa de ellos. "En nuestro partido tolmundo é güeno, los malos son losotro". Y al final resulta que los pocos que eran buenos, se acaban volviendo malos. Y sí, que seguramente habrá buena gente, alguno tiene que haber. Pero siempre se quedará en segunda fila, currando y poniendo tiempo y dinero de su bolsillo si hace falta. Una minoría. Aquí ganan los malos, así que, un uno en la quiniela.

LA EQUIS
Las movilizaciones antisistema de estos días parece que prosperan. Mucho tiene que ver la capacidad de arrejuntamiento de las nuevas tecnologías: internete, esemeses y emilios. Y ocupan plazas centrales y acampan en ellas. Se me escapa saber si abunda la buena gente o la mala en esa multitud. Si bien es cierto que hay una multitud pasándolo mal en estos tiempos difíciles, también es cierto que estamos en campaña y que hay una gran parte de protesta encubierta. Así que pongo una equis, mitad buenos y mitad malos.

EL DOS
En Lorca también lo están pasando mal. Esas gentes que han perdido sus hogares, necesitan ayuda. En eso, el estar de campaña electoral, les puede haber beneficiado, porque, deduzco yo, que los procesos burocráticos se habrán acelerado, porque lo contrario no interesa. Aún así, entre esa buena gente han aparecido un buen pico de aprovechaos que han intentado sacar tajada de las ayudas en albergues, viniendo de otros pueblos. Y también están los que sacarán tajada de reconstruirlo todo. Peeeero, pongo un dos, porque la mayoría son buena gente que lo están pasando muy mal.

Y dirás: Y este telediario?
Y diré: Bueno, hago lo que hacen muchos programas de radio y tele, que a falta de imaginación, nada como comentar la actualidad

¿Que no?

martes, 17 de mayo de 2011

Día 855. Un par de tres noticias

Esta mañana mientras tuñaba encontré un par de tres noticias interesantes (y muchas desinteresantes) en el miniperiódico gratuito de los sordos (el "Qué?") relacionadas con nuestro mundo (también de sordos).

Y dirás: Tuñabas?
Y diré: Si, tuñaba, término pepístico que se utiliza para decir "comerse un bocadillo de atún". Atún en catalán es "tonyina", que se pronuncia "tuñina". Así que "tuñar" es (porque lo digo yo, y punto pelota) "comerse un bocadillo de atún". No confundir con truñar, que es la acción diametralmente opuesta. Una es de entrada, otra de salidCLOOOONCGUARRO. Valens.

Apolitics Now
Durante la campaña electoral, en dicho diario hacen las mismas pregunta a los distintos grupos electorales y muestran las (hipócritas) respuestas de los distintos partidos. Mismo perro con distintos collares (el tema canino está de moda en éste tu blog, por si no lo sabías).
Una de ellas, sobre contaminación acústica me ha llamado la atención. Resulta que con la nueva ley antitabaco, los bares están sin humo, pero en las calles ha crecido el ruido. Todos tomarán medidas (cómo no, que estamos en campaña), pero hasta que no muera alguien por ruido, se hará poco ruido político, valga la rebuznancia (política y rebuznancia pueden ir juntos en la misma frase). Ya lo dijo el Dr.Vallés (en una conferencia que narré aquí): El ruido mata. Pero no había políticos en la conferencia, así que...

Chiringuito o barbacoa?
Me entero, por un anuncio en dicho diario, de que un conocido cantante pachanguero, con apellido cervecero, está haciendo una campaña sobre viajes para unos conocidos grandes almacenes, con una letra pegadiza en la que abunda la palabra veranito.
Rápidamente puse en marcha mi lógica aplastante y me puse a escucharla, creyendo que sería la música de "el chiringuito" y mira por dónde era "la barbacoa". Y no entendí nada, porque en un viaje no vas de barbacoas, y sí de chiringuitos, y cuando ya me estaba traumatizando decidí pasar a otra noticia más seria.

Busquets, el mono y el morro
Busquets, jugador del Fumbol Clú Barcelona (le, le, lé, le, leré) ha sido declarado inocente. Resulta que le juzgaban por haber dicho "mono" en un partido a un jugador del Real Madrid, Marcelo (en un mundo Real). Sabía que las pruebas en vídeo no iban a ir a ninguna parte, porque alegaron que había dicho "morro".
Como fui a un curso de lectura labial, que también narré aqui me enteré de que no es posible distinguir las dos palabras por muy lisssto que seas labiolecturamente hablando, así que sabía que se desestimaría el recurso. Evidentemente dijo "mono", porque cuando dices "morro" lo acompañas de una palmadita en la mejilla. Que no?

Y como acabé de tuñear, aquí lo dejé

lunes, 16 de mayo de 2011

Día 854. La Maja vestida

Messi ponen los pelos como escarpias cuando veo la cantidad de libros que he leído este último año, más que en los otros 45, de los que hay que descontar 5, en que no sabía leer, otros 5 en que no pasaba de lecturas facilonas como las cartillas, otros ocho en que leía por obligación los libros que mandaban en el cole y unos cuantos en que prefería otros hobbies, como el ordenador, las pelis o las compañías, preferiblemete femenCLOONCvale.

En muchas lecturas, encuentro textos que se acercan a mis propias vivencias, naturalmente tuneados a mi imagen y semejanza (¿de dónde habré sacado esos palabros?).

Hoy empecé (gracias a un buen amigo y comentaka) "Las huellas imborrables", o lo que es lo mismo, la quinta novela negra de Camilla Läckberg, la misma de "la princesa de hielo", "los gritos del pasado", "las hijas del frío" y "crimen en directo", que ya relaté poráki en sus días correspondientes.

Llevo escasas páginas y ya tengo dos cosas que comentar.

1) En la comisaría de Fjällbacka (que es un pueblo pesquero sueco que no hay forma de escribir bien), una agente recoge un perro de la calle. Ni ella ni otra agente pueden llevárselo a casa mientras le encuentran un hogar, porque ya tienen perros. Así que, a regañadientes, el comisario Mellberg se lo lleva a su casa. Así que su vida cambia cuando entra en ella un perrito que no esperaba. Lo mismo que me ha pasado a mí, pero yo no regaño los dientes.

2) Erika, (prota primaria junto a su marido Patrick) se ha encerrado en su despacho porque está intentando escribir (es escritora, pero esta no es la similitud con mi persona, of course), pero no puede concentrarse porque, aunque su marido se ha ofrecido a cuidar de Maja (que es su hija, játetú, Maja, qué maja) para que no le moleste, éste no para de picarle en la puerta al no saber qué poner a Maja.
Aquí caigo en que yo, cada día (todavía) cuando me pongo a escribir (o intentar) el niupost, me quito el mp7. Esta es una de las pocas ventajas que tenemos los cocleatas, podemos desconectarnos del mundo mundial con un simple gesto de la mano a la cabeza. Esto tiene el inconveniente de que si en ese momento hay un incendio en el bloque, acabas "a l'ast", o, si tienes suerte, sólo vuelta y vuelta.

24 páginas y ya me ha dado para este post

Qué maja Camilla !
Qué maja la Maja !
Qué baja la madre de Maja, que no lleva faja y se le ve la rajCLOOOOONCvale

domingo, 15 de mayo de 2011

Día 853. Prometer hasta meter

Íbamos dando un paseo por el paseo (valga la rebuznancia) que va paralelo (o paratonto) al río Besos, echando de menos a Pumba cada vez que nos cruzábamos con un chucho.

De repente Lucía me dice: "se oye música abajo, en el río, Abba"

Por un momento imaginéme que el grupo se había vuelto a unir y que daban el primer concierto en directo aquí en mi pueblo. Evidentemente no podía ser, los conciertos no se hacen a mediodía.

Al cruzar y asomarnos, vemos una algarabía impropia del lugar.

Había instalada una caseta de un partido político donde todos estaban muy contentos y felices.

Una señora de sonrisa tensa le regala a Lucía una bolsa de tela con la cara impresa de la que tenemos que votar, no se nos vaya a olvidar.

Yo me separo un poco, y así le pido otra bolsa. Toma derroche !!! Que listo soy, por Dior.

Diéronme ganas de preguntarle a doña tensión qué iba a hacer ese partido por los discapacitados auditivos. Seguramente me hubiera dicho que preguntara a otra persona más preparada, que ella estaba allí para dar bolsas y sonreír.

Algunos llevaban pelotas. Colgando, kicir. De plástico, kicir.

Había que meter gol en unos agujeros al uso para conseguirlas. Lucía intentó sus armas de mujer, pero le dijeron que había que meterla en el agujerito, que no las podía regalar. Se contuvo de decirle que entonces llamaría a su marido (que coincide en mi persona) que se le da mejor lo de meterla en el agujerito. Y estoy hablando de la pelota. La de plástico, kicir.

Dieronme ganas de preguntarle al de las pelotas (de plástico) qué iba a hacer ese partido por los discapacitados auditivos. Seguramente me hubiera dicho que preguntara a otra persona más preparada, que él estaba allí para premiar al que la metiera. Ya ves tú qué cosas.

Otro mozo repartía globitos con un "vótame". Íbamos a pedirle uno, pero me imaginé con el globito haciéndoles publicidad toda la mañana como un gilipó y se me quitaron las ganas. Si al menos hubiera estado Pumba nos hubiéramos echado unas risas viéndole jugar, pero no estaba (¿lo había dicho ya?).

Dieronme ganas de preguntarle al globero qué iba a hacer ese partido por los discapacitados auditivos. Seguramente me hubiera dicho que preguntara a otra persona más preparada, que él estaba allí para asegurarse de difundir el mensaje publicitario a base de engañar a los niños y algún mayor.

Preguntéme para mis adentros por qué no hacían esto todo el año, y no intentaban comprar unas sonrisas con globos, pelotas, bolsas y demases, con el único interés de cambiar la sonrisa por un voto.

Está claro que por un voto son capaces hasta de sonreír, y por unos días serán los más buenos de mundo mundial.

Prometer hasta meter, y una vez metido, nada de lo prometido.

Que les den !

A mí no me engañan, es lo mejor de no oírles.

sábado, 14 de mayo de 2011

Día 852. Internetus prohibitum

Anoche estaba en la cama dale que te pego y de repente...

Y dirás: Cáspitas, por fin un post de una noche loca
Y diré: Peraaaaaaaa, no te embales envales precipites

Estaba dale que te pego al mando a distancia, y de repente me llamó la atención un programa de Cuatro, "el cirujano". A diferencia de los otros canales, con sus programas de corazón sin subtítulos (y el mp7 ya estaba en su camita también) éste los tenía, así que me puse a leerlos.

El título lo dice todo, son casos clínicos, con su personaje central (el paciente, o pacientes) y su cirujano respectivo. Este capítulo titulado "el niño Pectus" que podéis ver integro aquí (sin subtítulos), trataba de una enfermedad rara, el "Pectus excavatum", una malformación en el pecho que forma un hueco exagerado que si bien no es grave para la salud de quien lo sufre, dificulta la integración social, sobre todo si, como era este caso, tu deporte es la natación.

El programa se centraba en el caso de un chico de 13 años, sus días previos, la compleja operación (mostrada con detalle) en la que le introducen una gruesa barra para corregir la malformación, el sufrimiento de los padres en la sala de espera (y eso que sólo fueron 3 horas, mesé de algunas que dirán "eso no es ná") y el post-operatorio con el chico volviendo a hacer natación sin problema.

También aparecieron dos casos más.

El primero, un caso más precoz (y raro) de un niño de unos 10 años (quizá menos, no sé) en el que la madre contaba el momento de la mala noticia del médico, que reproduzco (más o menos).

"... tengo que darte una mala noticia, tu hijo padece una malformación llamada 'Pectus excavatum', te pido que no lo busques en internet..."

¿Cómorl? Casi me caigo del susto (suerte que estaba en blando).

Entiendo en parte el problema que el Google crea a los médicos que han de sufrir un constante "me duele aquí y he visto en internet que..." y que seguramente hace daño a su profesionalidad, pero de ahí a pedirle a una madre que no se informe, hay un abismo.
Y conste que en mi caso, y dedicándome a esto profesionalmente, no quise buscar información para no hacerme un lío, y porque en un par de intentos no encontré ningún sitio como este tu blog (modestia aparte) donde pudiera conocer gente con la misma sintomatología.

Habrá quien se desinforme, naturalmente, pero negar esta herramienta al mundo es como que tu jefe te prohíba hacer amistad con tus compañeros de trabajo, o tu mujer hablar con ninguna persona casada.

Internet es el mejor lugar para reunirse con tus afines y hablar un mismo lenguaje. De eso también saben mucho nuestros comentakas Llapisllib (que lleva muchos años de experiencia, primero con sus problemas de fertilidad, luego con el Síndrome Asperger) y Pedro (con su Paulita y el citomegalovirus). Todos unidos se vencen más fácilmente las dificultades, y la información recibida es más fiable y objetiva.

En otro caso del capítulo, un chico algo mayor, se enfrenta a una nueva operación. En la primera, hace años, utilizaron otra técnica, y al poco tiempo volvió el problema. Ahora van a operarle con este sistema de la barra.

La madre lloraba ante la cámara y se sentía culpable por no haberse informado bien en la primera operación.

Lo que yo decía...

viernes, 13 de mayo de 2011

Día 851. SinCon

Un día sin-con

Con mucho trabajo, de chino, de copy paste

Sin vista, casi, después de muchas horas así

Con ruidos en la cabeza

Sin blog

Con problemas en Blogger, en todo el mundo, en millones de blogs

Sin funcionar hasta la tarde

Con emails de preocupación de mis comentakas

Sin uñas

Con la casa limpia, sin las pisadas de Pumba

Sin Pumba

Con nostalgia de su saludo alegre a lametazos cuando llego a casa

Sin paseo

Con sueño de siesta

Sin mp7

Con la alegría de ver que todo vuelve a funcionar

Sin el 850

Con prisa por recuperarlo

Sin tiempo

Con mis amigos esperándome para ir a ver la rúa del Barça

Sin saber qué poner en el niupost

Con prisa

Sin imagen

Con el niupost a punto de recibir comentarios

Sin-con lobitos, tiene la loba,...

jueves, 12 de mayo de 2011

Día 850. Las amistades peligrosas

Aún no messi ha pasado la chispa de felicidad que tuve al mediodía de ayer, al terminarme "mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea".

El final me dejó una sonrisa tonta en la cara que me duró toda la tarde, y no he sido capaz de empezar un nuevo libro.

Me identifiqué en muchas situaciones con Jamie, el niño protagonista, de 10 años.

Mientras comía junto a la ventana del bar, me lo imaginé pasando por delante con su camiseta roja y azul de Spiderman que lleva puesta todo el libro (unos colores que se llevan mucho por Barcelona estos días, y que a mí messientan muy bien).

Yo también fui un niño diferente, poco comunicativo a pesar de ser normoyente. De los que no juegan a fútbol, porque no le pasan ni una pelota. Perfeccionista en sus trabajos y de matrículas en las notas, el ojito derecho de los profes. Jamás suspendí un examen pero no aprobé en muchas otras cosas de la vida.

Mí mejor amigo me zurraba de vez en cuando. Suerte que éramos amigos. La amistad entre su familia y la mía iba más allá de la puerta del cole, y su padre y el mío salían a pescar a veces en barca. Pero él y yo éramos la noche y el día. Yo lo segundo.

"A la salida me esperas" era la frase que menos me gustaba y la que más molaba al resto de la clase, que tenía diversión asegurada. Siempre perdía yo. Hasta que un día, vete tú a saber poseído por quién, le di una de puñetazos que se le quitaron las ganas de darme. Y de hablarme, en muchos años. Ahí se separaron (más) nuestros caminos, tan diferentes. Mi timidez me encorvaba para no ser descubierto por mi altura, pero a él le gustaba llamar la atención, sobre todo con su imagen personal. Primero progre, luego punky, luego moderno, el caso era no ir como los demás.

Vivió de prisa. Fue un niño consentido que hacía y probaba lo que le daba la gana.

Yo, al polo opuesto era un niño imaginativo. Con la edad de Jamie hacía collares con la cara de Heidi (la de Pedro y Niebla, los dibujos animados que triunfaban en la tele), que mi hermana colocaba entre las chicas, porque yo me vendía fatal.

35 años después, mi hermana es una buenísima encargada de tienda, y yo sigo dándole vueltas a la cabeza con mis ideas. Y vendiéndome fatal.

¿Y mi "amigo"? Pues nos dejó hace unos 25 años, tras un accidente con su moto, mientras llevaba el casco en el brazo. No fue justo, era demasiado joven y tenía muchos amigos. Lo había visto unos meses antes y hablamos sin rencores. yo recién acabada la mili, que él objetó, cómo no. Cosas del destino que cuando se pone a hacer putadas, sabe hacerlas.

Apenas recuerdo mi etapa de EGB, pero si hiciéramos una fiesta de esas de reencuentro en el Facebook, seguro que me sorprenderían refrescándome mi limitada memoria.

De momento sólo somos tres, un fiestón. El resto no aparece, deben ser ministros, o algo.

O quizá ahora el raro no soy yo.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Día 849. Chispas de felicidad

Me cruzo con dos jóvenes que comparten el mismo auricular y ríen mientras se les lía el cable.

En el andén una chica se carcajea mientras habla por teléfono.

En el metro, dos señores, amigos o familiares, se parten intentando mantener el equilibrio al agarrar uno la panza pronunciada de otro a modo de balón, como asidero improvisado.

En el ferrocata una chica sonríe al ver la carita de un pequeño y guapísimo negrito, de la mano de su papá, blanco, por cierto.

Son esas chispas de felicidad del día a día, breves momentos que nos alegran la vida. Volátiles y sinceros que nos dejan una sonrisa en la cara. También las hay más duraderas, si has disfrutado leyendo un libro o viendo una película, o pasando un rato irrepetible con un amigo o familiar.

Nada que ver con esa sonrisa de amabilidad del empleado del banco al darle la cartilla actualizada al jubilado, que no sabe el partido que le sacan a su propio dinero. O del simpático frutero que te recomienda unas fresas buenísimas, a las que no da salida.

Son opuestas a las chispas de mala leche de cuando se te acaba la batería del móvil o Mp7 cuando más lo necesitas. O cuando llegas al andén corriendo y el metro está cerrando sus puertas.

Pumba es repartidor de chispas de felicidad. Al pasearlo y ver las caras de los que se giran con una sonrisa, te sientes como Papá Noel, aunque con el trineo dando bandazos por la ansiedad de sus pasos, propios de un cachorro que aún no sabe pasear, y de un dueño que tampoco.

En casa nos reímos mucho con él. Al verle con un juguete de los suyos en la boca que te deja a sus pies para que juegues, al sentarse a la orden de "seu" (siéntate), o al subirse sin querer en el mueble del comedor, al correr detrás de su pelota, mientras los tres reímos y le decimos ¿qué haces ahí, Pumba? Y el pensará ¿qué hago aquí?. Nos divierte y nos alegra con sus travesuras.

Este fin de semana no estará.

Lo echaremos de menos, incluso la bisabuela, que nos hace visitas extras para reírse con el bisnieto peludo. O Lucía, a la que no le gustaban los perros y ahora no quiere que se vaya.

Peeeeeeeero buscaremos otras sonrisas.

Sólo es cuestión de encontrar la chispa

Aunque tenga que subirme yo al mueble.

martes, 10 de mayo de 2011

Día 848. Según el color del cristalino con que se mira

Menkanta esa forma de ver la realidad de "los libros de Llapis".

Me identifico con muchos pensamientos, algo así como si yo hubiera pasado por algo parecido. También fui un niño diferente. No existía aún el término "friki".

Tampoco jugué nunca en el equipo de futbol, y envidiaba a los "grandes jugadores". Lo mio eran las canicas y el trompo.

Me sorprende la versión infantil de los dramas familiares. "Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea", el título, se refiere a que las cenizas de su hermana están en una vasija sobre la chimenea, a la espera de que su traumatizado (y alcohólico) padre sea capaz de esparcirlas por el mar. Jamie ni se acuerda ni se preocupa (en principio) de su hermana. Está muerta y además no era una buena chica. Y punto.

Y es así. Cuánta hipocresía hay en algunos funerales con aquello de "con lo bueno que era", mientras entierran al hijoputa del pueblo.

Todo es según el cristal con que se mira. En este caso, el cristalino del niño.

Cómo disfruto estas lecturas. Gracias, Llapis, de nuevo.



Ayer salimos de paseo los tres, Lucía, Pumba y yo.

Bueno, más bien debería decir que nos paseó Pumba.

Abel llega tarde y cansado (a veces) de trabajar, así que le hacemos el favor, y nos lo hacemos a nosotros mismos, paqué engañarnos.

Anoche, aprovechando la buena temperatura, nos sentamos a hacer una cervecita en el paseo.

Como Pumba es tan juguetón, me lo puse en mi regazo. De repente vi cómo caían 3 o 4 bicicletas a mis lados y un montón de niños se acercaban a achuchar a Pumba. Literalmente.

Una cría de unos 10 o 11 años (seguro que miento) le dice a Lucía: Ayyyyyy, porque no me contesta tuuuu... (no supo acabar la frase,jajaja).
Lucía: porque no oye bien.
Niña: Por eso lleva esto pegado? (señalando el mp7 como con asco, sinceridad infantil)
Pepe: Si, pero es un imán, mira
Niña: Andaaa
Y estuvieron un rato así, yendo y viniendo, achuchando a Pumba, que les lamía las negras manos, con la intención de triquinosarse.

Después de unas cervezas y unas bravas, a punto de levantarnos, se acercó en su bici uno de los peques y le dijo a Lucía: Me puedes dar un trozo de pan?
Lucía le dio todos los trozos y le preguntó: No te dan de cenar en casa?
Niño: A veces
Lucía: Y tu madre?
Niño: Trabajando
Lucía: Y tu padre?
Niño: En Sevilla
Lucía: Y quien te hace la cena?
Niño: A veces mi abuela, a veces yo

En el camino de vuelta a casa, apenas hablamos.

Pumba corría indiferente a la escena.

Yo iba enfadado con mi mp7, porque me tuvo que explicar Lucía la conversación, que no entendí.

Y Lucía con el corazón encogido por haberla entendido.

Mientras el pobre niño, más atrás, seguiría huyendo, sin saberlo, de su triste realidad, a golpe de pedal.

lunes, 9 de mayo de 2011

Día 847. Un par de tres cosas

ME INCOMODA

La camarera del bar donde voy habitualmente, una señora de 50 y poco, aparentemente simpática, siempre que sale a cuento que no oigo bien (por hacer "que?", por ejemplo), me suelta lo de "Para lo que hay que oír...".

Es una frase que me repiten a menudo, supongo que como consolación. Me incomoda porque no sé como actuar, porque no veo mala intención y no es cuestión de darle un corte.

Pero hoy le he hecho una aclaración: Si oír, oigo como tú, hasta quizá más porque lo oigo más amplificado, pero al faltarme matices (no era momento de hablar de graves y agudos) me pierdo palabras y por eso no entiendo.

La respuesta ha sido: "para las tonterías que se dicen..."

Pamatarla.


ME INQUIETA

En algunas conversaciones no encuentro el momento de los "qués". Tengo cada día más claro que, a veces, es mejor no interrumpir con ellos, e intentar pillar el contexto. Así la otra persona no se acongoja (acojona, kicir) para hablarnos. Aunque en ocasiones hay que asustarlos sin remedio, porque nos hemos perdido del todo y nos hacen alguna pregunta, y toca poner cara de circunstancias (o de gilipollas). No se a vosotros pero a mí, esa cara, de sonrisa tensa, me sale fatal.


MENKANTA

Tengo un nuevo amiguito con el que estoy muy a gustito.

Y dirás: Yaaaa, Pumba, cansino, que eres un cansino
Y diré: Tás colao

Os acordáis de Christopher, de "El curioso incidente del perro a medianoche", y de Marcelo, de "Marcelo en el mundo real"???

Bueno, pues "Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea"

Y dirás: Juder, no tiene pa una hipoteca?
Y diré: Tás colao otra vez

Ese es el nombre de mi nueva lectura, cuyo prota, Jamie, me saca de este mundo el rato de viaje en metro para llevarme al suyo, tan simple, tan complejo.

Es un libro que me durará poco (hay que ver lo que "Leo", aunque sea "Tauro") y que ha llegado a mis manos vía nuestra Llapisllib (qué maja es, coñe), a la que, como a mí, le encantan (ella va por delante). Los tres libros están narrados en primera persona, en este caso un chaval de 10 años.

Es curioso ver que la relatividad de los problemas según la edad. Lo que de adulto nos parece difícil de resolver (el drama familiar, por ejemplo), a la vista de un niño, no tienen importancia. En cambio los más tontos de la edad (la timidez, por ejemplo), de adultos nos reímos de ellos.

A ver si tengo suerte y me llega hasta el jueves, por lo menos.

¿Por qué durará tan poco lo bueno?

domingo, 8 de mayo de 2011

Día 846. Casi plácido domingo

En estas últimas semanas, los domingos han sido menos plácidos y más activos.

Recuerdo aquellos domingos de hace 15 o 20 años, en que el niño (Abel) me venía con la pelota para que saliéramos a pegar chutes. Bueno, los pegaba él, yo hacía de sparring en la portería, y a medida que pasaban los años, los chutes ganaban fuerza, y mi cabeza peligraba encima de mi cuello.

Estos últimos domingos se parecen un poco a aquellos. Pero con el peludo Pumba.

Los paseos de los sábados y domingos son diferentes. Ya no se trata de sacarlo a que haga sus necesidades fisiológicas, sino que lo bajamos al parque del río, donde lo liberamos de su collar.

Y él se lo pasa pipa, porque le gusta más la hierba que a Bob Marley. Además corre detrás de cualquier colega de 4 patas, sea del tamaño que sea. Y los niños (y los menos niños) se tiran a sobarlo y hacerle cosquillas (y él se deja).

Esta mañana bajé con Abel. Esta tarde él trabajaba y lo bajé yo sólo.

Con Abel voy menos tenso, porque si voy sólo, la gente me pregunta y me cuesta entenderlos.

Lo que sí voy acostumbrándome al mundillo perruno y a sus amos. Parece que lo de establecer conversación no es obligatorio, y muchos dueños, que llevan años sacando al chucho, no se molestan en abrir la boca.

Y yo haciéndome el simpático. Seré pardillo !

sábado, 7 de mayo de 2011

Día 845. Sorpresas te da la vida (ay, Dior)

Estas tan tranquilo por tu vida, de un lado para otro, siendo un famoso golfista de éxito, y de repente, en un aeropuerto, te desvaneces. Te llevan al hospital y te dicen que tienes un tumor que hay que extirpar. Tras una larga y compleja operación la vida (sustitúyase "vida" por quien/que creas que nos ayuda) te da una segunda oportunidad. Tras una larga convalecencia sales del hospital. Y como agradecimiento creas una fundación para ayudar a los que les ha pasado lo mismo en esta segunda vida extra.

Así lo hicieron también Josep Carreras y Johan Cruyff entre muchos otros. Y ahí siguen.

El pobre Seve Ballesteros no ha tenido tanta suerte. El de arriba no le ha dado tercera oportunidad y hoy nos ha dejado. Descanse en paz.



Debe ser una experiencia impresionante ser una madre esperando el metro con sus dos hijos pequeños y que un joven desconocido se arroje a las vías. Así lo contó, y muy bien. nuestra Llapisllib (Júlia) en su blog Guachipeich. Al final el metro frenó a tiempo, y todo quedó en un susto (que también se llevaron los peques Guille y Artur, para toda la vida). Como bien explica, a saber lo que rondaría por la cabeza del joven para hacer tal cosa. Lo que sí es cierto es que la vida (o lo que/quien sea) le ha dado una segunda oportunidad. Alguna misión le debe quedar por hacer.



Cuando en el 2003 un neurocirujano (de cuyo nombre no quiero acordarme, pero viene a mi cabeza de vez en cuando) miraba las resonancias en la mesa de luz de su consulta y, como si fuera un notario, me comunicó la herencia que me había dejado mi madre en vida (un par de tumores del tamaño de una nuez) mi vida cambió por completo. Tras unos días para digerirlo, tome la decisión de consultar otros médicos y llegué a Can Ruti. A los pocos meses me operé del primer tumor, del que salí bien, "sólo" perdiendo un oído. Tuve mi segunda oportunidad, que tardé en entender. Bastante.

Tarde 6 años en poner mi cabeza en orden, y a finales de 2008 me operé del otro tumor. Mi tercera oportunidad, que tenía que afrontar sin audición,

Supe interpretar el mensaje algo mejor, y aquí estoy, con mi penitencia diaria que pago muy a gusto.

Este blog es mi pequeña "fundación" en la que intento ayudar cada día (aunque a veces no me salga bien). Creo que todos los que tenemos estas nuevas vidas extra debemos ser agradecidos con ellas devolviendo el favor como buenamente podamos.

Haber salido ilesos del bofetón del destino tiene un precio, aunque algunos no lo sepan entender.


viernes, 6 de mayo de 2011

Día 844. Chen-Tao (o sea, no de pie)

Estoy a punto de punto de terminar "Todo bajo el sol"

Y dirás (con gracejo): Al final se hace de noche?
Y diré: No lo sé, atún

Como me pasa con muchas lecturas (excepto con Brown) de este me quedo con el mensaje de la superioridad oriental en muchos aspectos.

En manualidades eran verdaderos artistas. Los personajes entran al templo del primer emperador, sepultado bajo una montaña, con más de 2000 años y unas trampas mortales y artilugios (ballestas, rampas, lámparas, mecanismos...) que aún funcionan después de tanto tiempo. Lo que me sorprende es que aún no hayan aprendido a hacer un paraguas. O eso, o me toman el pelo en el todo a chien.

Las artes marciales es otro gran invento chino, no solo por lo beneficioso de su práctica para la salud, sino también por su filosofía de respeto al enemigo y saber perder con honor si llega el caso. Está claro que Mourinho no es chino.

Por la mañana no se les olvida hacer sus ejercicios (Taichi, p.e.) como a nosotros no se nos olvida desayunar y leer el periódico. Igual de saludable.

La alimentación oriental demuestra lo al revés que vamos aquí. Mientras ellos no usan el aceite y toman relajante té y arroz, aquí vamos de frankfurt en McDonalds, paseando nuestro colesterol como yo a Pumba.

Pero lo mejor es el control del Chí, de la energía, de la que he hablado poráki más de una vez.

El libro me ha recordado que tengo que volver a hacer algo, a hacer que fluya por su sitio y no se acumule donde no debe.

En mis meses de chikung, he visto cómo funciona. Yo nunca lo conseguí, y eso es un atasco que debo aprender a desenmarañar.

Sé la teoría pero sólo con continua práctica se obtienen resultados, y al final estuve a punto.

Es algo así como desinhibirse tomándose unas copitas de más, pero sin vomitar ni hacer el idiota. Y además se puede conducir sin miedo a que te hagan soplar, aunque no es aconsejable.

Luego también hay cosas de los chinos que no me gustan: su afán por invadir el planeta, su poca integración, su soberbia de raza superior, sus paraguas,...

Y además, que no entiendo ni papa es el idioma, pero eso, siendo cocleata, es algo a lo que estamos acostumbrados.



jueves, 5 de mayo de 2011

Día 843. Lozanía

Anoche me despedí de los comentakas para irme a hacer un deporte nuevo que he descubierto: sofing, mientras le rasco la panza a Pumba leyendo un libro, hasta roncar (toda la operación no dura más de 10 minutos).

Al tumbarme, Abel tenía puesto el canal Nitro de TDT y estaba viendo "1000 maneras de morir".

Ya se sabe que la juventud actual es morbosa, y triunfan las películas de vampiros, cuanto más sangre mejor.

Este programa escenifica formas reales y sorprendentes de morir.

La primera que vi era un coche todo terreno que atropellaba a una chica. El coche era lo suficientemente alto como para pasarle por encima sin consecuencias, pero la chica alzó la cabeza para ver el coche, y se la arrancó el parachoques.

Y dirás: Pepe, a ti te pasa algo, estás cambiado
Y diré: Peraaaaaaa

Naturalmente son simulaciones y, al estilo de CSI, explican qué pasa en el organismo para que la persona abandone este mundo.

La primera impresión fue decir a Abel: "tío, que estás viendo?". Y como ya es mayor para regañarle y mandarlo a la cama (no me haría niputocaso), dejé el libro y me puse a ver el gore-programa.

En la siguiente muerte, una chica en ropa interior es vigilada por un vecino voyeur que en estado de excitación, al intentar entrar por la ventana, se le cae en la nuca y allí se queda. Esta muerte me gustó más (la puedes ver aquí).

En la siguiente, en la barra de un bar, un personaje obeso ríe a carcajada limpia con su amigo y le da un pasmo. Y allí se queda, muerto de risa. Literalmente.

Me gustaría morir así de feliz y no como Bin Laden, de muerte natural (porque es natural que si te dan un tiro en la cabeza, te mueras).

Pero para eso falta más de medio siglo aún. Hasta entonces, y tal como dice el libro que estoy leyendo (si los programas sangrientos me lo permiten) tengo que conseguir estas cuatro cosas, y por este orden:

Felicidad, longevidad, salud y paz

Según los taoistas, el hombre debe de buscar en primer lugar, por encima de todo, LA FELICIDAD. Una vez lograda, debe procurar disfrutarla el máximo posible de tiempo y por ello debe de tratar de ser LONGEVO.
Para alcanzar esa longevidad se debe de cuidar excelsamente la SALUD.
Y la forma de mantener Salud es estando en PAZ.

Así que si estás cabreao por lo que te sale en la última casilla de la declaración de la renta, ya vas mal.

¿Táoiendo ?

miércoles, 4 de mayo de 2011

Día 842. Un tipo raro

Me observo a mi mismo pa mis adentros (que no es lo mismo que mirarse en un espejo pa mis afueras) y me cuestiono mis rarezas.

Anoche volvióme a pasar.

Mi equipo favorito acababa de ganarle unas semifinales a su máximo competidor y debería estar contento.

Y sí, lo estaba, pero no del todo.

Me acordaba, jatetú, de los perdedores. Concretamente de la tristeza de los perdedores.

Pero no de esos de mal perder, de insultar a diestro y siniestro (sobre todo si eran catalanes estos dos), o de buscar excusas para justificar la derrota. A esos no.

Me vinieron a la cabeza los que sufrían de la derrota, porque en todas las alegres victorias hay tristes perdedores.

Gentes que, valientes, se fueron al campo rival, estirando los ahorros, con pocas opciones de volver felices. Y se llevaron a sus hijos, que lloraron al acabar el partido. Eso si, si les llega a salir bien, hubiera sido una experiencia inolvidable.

Nunca tuve los cjns de llevar a Abel a una final. Se anteponía el "ayayai" del "ysiperdemos" al posible éxtasis victorioso. También tengo que decirte que encuentro una barbaridad pagar esos precios por un partido de fútbol que, encima, dan gratis por la tele.

Para esto y otras muchas cosas, siempre he sido cobarde. Para otras, me he dejado llevar, o me han pegado un empujón. Pocas veces emprendo. O ataco, como quieras llamarlo. Si hubiera sido futbolista, encajaría como portero, o defensa. Jamás como delantero, llámalo falta de... agallas.

Hoy Abel me pidió ir a la final de Wembley. Y he cambiado el chip. ¿Por qué no?

Será MUY difícil conseguir entradas (¿ya estamos, lo ves?). Pero voy a intentarlo.

¿Y si vamos, con el pastón que ello representa, y pierden? (ya estamos otra vez).

Pues habré visitado Londres (en el que he estado una o ninguna vez), y será una experiencia padre-hijo que no olvidaré. Además, como no tengo lágrimas, no lloraré si pierden.

Eso si, Pumba, muy a su pesar, no vendrá.





CONCURCHAPA DE LOS MIÉRCOLES

#1. Dime#2. Cocleares? #3. Pepe Sordisas #4. Palantil #5. Coocle #6. Palantil Forte #7. Epi & Blas #8. Quééé? #9. Cocleados

Por si no te acuerdas de cómo funciona esto, te lo explico: Se trata de ponerte una preguntilla sobre el mundo coclear. Cuando completes los datos te saldrá un numerico. El que acierte y su número esté más cercano al sorteo de la ONCE del próximo viernes, gana. Por arriba o por abajo. En caso de empate, poco probable, el que no se pase. ¿Y qué ganas? Pues un par de pepechapicas a elegir entre éste mi extenso catálogo y una simpática elefanta MELLIE gentileza del equipo MED-EL. Si sigues el blog, no será difícil que aciertes. Y si no, en los comentarios seguro que alguien se va de la boca.


martes, 3 de mayo de 2011

Día 841. Ellos

Lo de las relaciones sociales es una batalla permanente de nuestro mundillo.

Ya sabemos que cada uno hace lo que puede para hacerse entender y se les supone buena voluntad a casi todos.

Pero algunos no vinieron con instrucciones para comunicarse con un cocleata. O con ganas de complicarse la vida.

Así, puedo clasificar varios comportamientos relacionales:

El "yo-mismo-con-mi-mecanismo":
Te habla como si fueras normoyente, por muchos "qués" que le sueltes. Y suelta bromas que no entiendes, poniendo cara de circunstancias. Pero le da igual, y sigue, y sigue,...
Si se unen más en la conversación, te transformas en transparente.
Si ponemos porcentajes, estos serían un 10% (aprox)

El ideal:
Te habla normal, intentando vocalizar. Y ante los qués, te lo vuelve a repetir. Incluso alguno te pregunta si lo has entendido.
Un 35% (lástima)

El "esto-cómo-va?":
En el primer "qué" te mira el mp7 y se acojona. A partir de ahí intentará hablarte lo mínimo. Suelen ser personas tímidas.
Un 25%


El "escurridizo"
Intenta no empezar una conversación contigo, si no es estrictamente necesaria. Pero si necesita un favor, te empieza a hablar más despacio
Un 25%

El "kekabr"
Si te ve, se va para otro lado. Me pasa, sobre todo, en el andén esperando el metro, con algún compañero. Mientras leo, los veo venir y darse la vuelta cuando me descubren, como si fuera leproso.
Son pocos, pero joden como muchos.
Un 5%

Seguramente no es fácil para ellos, y/o no saben como hacerlo. O no quieren, que también los habrá

Así pues, me gustaría iniciar una sencilla campaña (que no pasará de LOPB), con el eslogan

"Háblame como a un guiri"

De hecho es lo que más se parece a cómo han de tratarnos. Es más fácil imaginarse que somos chinos y que entendemos pocas palabras del idioma.

Una forma práctica de hacernos entender.

¿Cómo lo ves?

lunes, 2 de mayo de 2011

Día 840. Sin oído, sin odio

Hoy no es festivo en Catalunya

Y alguno dirá: jdr, es que vais al revés del resto
Y diré: vamos a hablar de ello

La noticia del día mientras me encrispaba (me comía los crispis, kicir) era la muerte de Bin Laden y su anuncio por parte de Obama a quien sólo le faltaba un bombo a lo Manolo.

Cuando hace escasos días que, casualmente, terminé de leer "La conspiración", todo me suena a posible montaje, por más que quiera creerlo.

No me gustan los fanatismos de ninguna clase, ni los líderes que mueven a las masas, usando los medios y manipulando la información.

El gran bloque que forma la clase social media, vamos dando bandazos de un sitio a otro. Nos dicen que odiemos, y odiamos. Nos dicen que lo hagamos en el nombre de un líder y lo hacemos, como los burros con sarrias. Ya sean Dioses, Cristos, Alás, Budas, Ronaldos o Messis. El caso es sacar lo peor de nosotros contra otro ser humano. Matar o morir por ello.

En estos días, de hartura futbolera, de excusas por parte de uno y de otro, de trucajes y retrucajes, de cansinas declaraciones repetitivas y cíclicas, veo muy malas intenciones en diarios y tele-noticias.

Hay que odiar ! Parecen decir.

Porque tiene que haber mal, para que haya bien. Ying para que haya Yang. Tornillos para que hayan tuercas.

Todo lo positivo tiene que tener su negativo. Todo bien su mal. Todo blanco su negro. Todo ángel su demonio.

Dice el Punset que si no hubieran estos contrastes, no habría evolución, y todavía seríamos amebas. Seguramente es así, pero no deja de ser una mierda.

El mundo de Pandora o Parádeisos del que hablé en el 822 es una utopía, seguro que entre sus habitantes siempre habrá alguno dispuesto a joder la armonía.

Si haces un castillo de arena y lo dejas al aire libre, alguno de los que pasen se lo cargará, porque las ganas de destruir van incorporadas de serie en nuestras imperfectas mentes.

También hoy vi una foto que, en estos momentos, me encantó.

Contra todo tipo de odio, aquí os la dejo.

domingo, 1 de mayo de 2011

Día 839. Enlaces maternales

Hoy es el día marcado por los grandes almacenes y la industria de perfumes y flores para felicitar a las madres.

A pesar de no estar de acuerdo en que unos cuantos hagan su negocio a costa de sentimentalismos, quiero ver la botella medio llena y pensar que, al menos, algunos felicitan a su madre un par de días al año (éste y el de navidad).

Cuando se tienen hijos es cuando empiezas a entender más a tu propia madre, a su esfuerzo sin intereses, sin recompensas, a veces incluso sin esas pagas extras de días como el de hoy.

Creo en el cordón umbilical eterno, porque lo he visto en varias ocasiones.

Cierta noche, al poco de comprar una cama alta a Abel, sentimos un golpe mientras dormíamos. Digo sentimos porque Lucía me despertó instantes antes del golpe, presintiendo el incidente, que por suerte, sólo acabó en chichón.

Como otro día, en una comunión, donde se giró de golpe hacia unos que acababan de entrar y se les acercó inquieta. Decían que buscaban a la madre de un crío que se había caído. Ella dijo "mi hijo". Y así fue. Otro chichón.

O en la boda de mi hermana, donde un Abel de 6 años se cayó al estanque de los jardines.

Una madre presiente sin palabras si su hijo está malo, o incluso su estado de ánimo. No le hacen falta oídos (aunque, naturalmente, ayudan).

Mi madre, siendo sorda, y casi ciega, sabe si en una conversación con mi hermana estamos hablando de temas serios, y empieza a preguntarnos "qué pasa?".

¿Quién no ha sido víctima de ese sexto sentido maternal, cuando tu madre te dice "algo te pasa..."?

Ese enlace invisible no entiende de distancias, es una especie de contrato que se firma al parir y es para toda la vida.

Por eso no veo justo acordarse de ella un sólo día al año.

A pesar de ello, hoy es su día, así que:

Felicidades, mamás !

Felicidades, mama.
Port Olímpic, Barcelona
Ver foto