jueves, 12 de mayo de 2011

Día 850. Las amistades peligrosas

Aún no messi ha pasado la chispa de felicidad que tuve al mediodía de ayer, al terminarme "mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea".

El final me dejó una sonrisa tonta en la cara que me duró toda la tarde, y no he sido capaz de empezar un nuevo libro.

Me identifiqué en muchas situaciones con Jamie, el niño protagonista, de 10 años.

Mientras comía junto a la ventana del bar, me lo imaginé pasando por delante con su camiseta roja y azul de Spiderman que lleva puesta todo el libro (unos colores que se llevan mucho por Barcelona estos días, y que a mí messientan muy bien).

Yo también fui un niño diferente, poco comunicativo a pesar de ser normoyente. De los que no juegan a fútbol, porque no le pasan ni una pelota. Perfeccionista en sus trabajos y de matrículas en las notas, el ojito derecho de los profes. Jamás suspendí un examen pero no aprobé en muchas otras cosas de la vida.

Mí mejor amigo me zurraba de vez en cuando. Suerte que éramos amigos. La amistad entre su familia y la mía iba más allá de la puerta del cole, y su padre y el mío salían a pescar a veces en barca. Pero él y yo éramos la noche y el día. Yo lo segundo.

"A la salida me esperas" era la frase que menos me gustaba y la que más molaba al resto de la clase, que tenía diversión asegurada. Siempre perdía yo. Hasta que un día, vete tú a saber poseído por quién, le di una de puñetazos que se le quitaron las ganas de darme. Y de hablarme, en muchos años. Ahí se separaron (más) nuestros caminos, tan diferentes. Mi timidez me encorvaba para no ser descubierto por mi altura, pero a él le gustaba llamar la atención, sobre todo con su imagen personal. Primero progre, luego punky, luego moderno, el caso era no ir como los demás.

Vivió de prisa. Fue un niño consentido que hacía y probaba lo que le daba la gana.

Yo, al polo opuesto era un niño imaginativo. Con la edad de Jamie hacía collares con la cara de Heidi (la de Pedro y Niebla, los dibujos animados que triunfaban en la tele), que mi hermana colocaba entre las chicas, porque yo me vendía fatal.

35 años después, mi hermana es una buenísima encargada de tienda, y yo sigo dándole vueltas a la cabeza con mis ideas. Y vendiéndome fatal.

¿Y mi "amigo"? Pues nos dejó hace unos 25 años, tras un accidente con su moto, mientras llevaba el casco en el brazo. No fue justo, era demasiado joven y tenía muchos amigos. Lo había visto unos meses antes y hablamos sin rencores. yo recién acabada la mili, que él objetó, cómo no. Cosas del destino que cuando se pone a hacer putadas, sabe hacerlas.

Apenas recuerdo mi etapa de EGB, pero si hiciéramos una fiesta de esas de reencuentro en el Facebook, seguro que me sorprenderían refrescándome mi limitada memoria.

De momento sólo somos tres, un fiestón. El resto no aparece, deben ser ministros, o algo.

O quizá ahora el raro no soy yo.

10 comentarios :

  1. recuerdo cuando dabla clases de música en el Instituto,y daba mucho a Chopin. lo pasaba mal porque apenas oía . Ahora que estoy implantado , he accedido a esta pieza de Chopin, y casi me salen lágrimas de emoción.
    os la recomiendo:enlace

    ResponderEliminar
  2. "qué felices tiempos aquellos en que eramos tan desgraciados"

    ResponderEliminar
  3. Una sorda con audífonos14/5/11 0:15

    Respondo aquí a GEMMA: tú también te habrás enterado de lo de D., imagino. ¿Le conocías?

    ResponderEliminar
  4. USCA, lo acabo de leer en mi correo pero no lo conocia,de hecho conozco a pocas personas de Bonaventura.Practicamente solo voy a logopedia pero es una pena,la verdad.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego tu "amigo" quiso vivir tan intensamente como si supiera que su vida seria muy corta. Una pena !!!

    ResponderEliminar
  6. Paloma, que frases las que se te ocurren!!!!
    Espectacular esta que acabas de escribir.Me he reido como boba.

    ResponderEliminar
  7. Una sorda con audífonos14/5/11 0:17

    GEMMA, yo es que conozco a mucha gente sorda de Cataluña y la Comunidad Valenciana. Por cierto, también voy a logopedia (de hecho, por eso me asocié). Me ha tocado los lunes, con Sarika... ¿y a ti? ¿Cómo te va, te sirve?

    (espero no estar molestando a nadie con estos comentarios fuera de lugar)

    Ah, y al hilo de lo que dice Marga... aunque no tenga nada que ver, la verdad es que D. era un chico muy activo, muy vitalista. Supongo que no podía haber muerto de otra manera. En fin, mejor no sigo pensando en el tema, que me deprimo...

    ResponderEliminar
  8. Paloma yo llevaba el pelo como tu cuando era muy joven, lo llevaba precioso pero cuando me case me lo corte en el viaje de novios y cuando volví del viaje mi madre paso por mi lado sin conocerme y le dijo ami marido; ¿y Carmina ?
    el cntxta- aquí la tiene,
    mi madre- !! Carmina cariño, no te había conocido,
    jajajajaaaaa!!!!!!
    desde entonces he sufrido varios cambios de look
    unos ta gustan mas que otros, pero me encanta tu nuevo luk yo me lo he rizado y ya tengo mas pelo en la parte rasurada crece muy deprisa.
    Estas muy guapa,si no es indiscreción ¿cuantos años tienes? venga Paloma mi arma.

    ResponderEliminar
  9. Para USCA,lo siento yo no lo conocía la verdad es que conozco poca gente sorda, y ahora conozco a mucha aquí y no sabéis y no me cansare de decirlo lo contenta que estoy de haber entrado en LPB , solo tengo palabras de agradecimiento para todos.
    Por cierto tu y yo tenemos algo pendiente ¿no?

    ResponderEliminar
  10. Que noticia tan triste, yo también lo conocía, pero hacia bastantes años que no lo veía, tenia mas o menos mi edad, era muy deportista, y viajaba mucho, hemos compartido viajes juntos. Su familia habia luchado mucho por él, tenía un padre ejemplar. Me costará asimilarlo. No le encuentro una respuesta a esto que ha sucedido.

    ResponderEliminar
ATENCIÓN: Antes de publicar un comentario, resaltar vuestro texto y copiar por si se pierde, cosa que pasa con frecuencia en loputo blogger