domingo, 10 de abril de 2011

Día 818. La prueba

En "El último Catón", los protas han de pasar siete pruebas, en siete ciudades del mundo, cada una relacionada con un pecado capital. ¿Lo conté ya? ¿Que sí? Pues cuento otra cosa.

Llevo unos días con el perrito de mi hijo en casa. Y con Pumba tambiénCLOOOOONC.

Estuvieron a punto de sacrificar a Pumba hace dos semanas. Cogió moquillo, pero el mismo día que le iban a poner una inyección letal, insistiendo con el veterinario, le dieron un tratamiento, con el que había posibilidad de erradicar el virus.

Pero no podía quedarse donde estaba por razones de contagio, así que se vinieron los dos a casa.

A Lucía nunca le han gustado los perros.

La verdad es que tienen dos caras. La de cachorrito, con la que te partes de risa, con sus movimientos graciosos, sus carreras, sus caritas, sus ganas de juego,... Y la de cachocabroncito, en la que no puede controlar su esfinter, como un bebé (o un abuelo, kicir también) y va dejando regalitos por la casa. El pipí, conseguimos que casi siempre lo hiciera en el empapador dispuesto para la ocasión.

Han sido unos días de llegar a casa y disfrutar con el alegre recibimiento de sus lametoncitos, de oír el clin clin clin de sus patitas por el parqué (si no había ruidos de fondo), de gritar Pumbaaa! y que viniera... cuando le daba la gana, claro.

Decir que no le oía los gemidos, y alguna vez que ha ladrado (pocas) lo he confundido con otro ruido. Con esta carencia auditiva, tenía que vigilarlo de cerca, para que no hiciera de las suyas, ni le pasara nada. Me da qué pensar lo que han de sufrir los papás sordos en este aspecto, ha de ser un sinvivir continuo.

Pumba ha superado el virus, parece que del todo. Y hoy han vuelto a su casa, los dos.

Lucía ha superado la prueba. Aunque se cabreaba bastante por lo que ensuciaba, se ha acabado rindiendo a las gracias del peque, y hasta le ha sabido mal su marcha. Todos le hemos cogido cariño, supongo que él también a todos nosotros, incluso a Noel, mi sobrino, que lo ha agotado jugando este fin de semana.

Llevo toda la tarde gritando Pumba, y Pumba no viene.

Me pregunto si Pumba se habrá quedado sordito ...

¿Otro cocleata?

20 comentarios :

  1. Nueva imagen de fondo: el pebetero olímpico de Barcelona'92, en el Estadi Olímpic de Montjuic

    ResponderEliminar
  2. Nooo, es que los Carlinos son así de tozudos. Se ve monisimo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Carmen Conil10/4/11 22:26

    Si es que se les acaba cogiendo un montón de cariño a los perros, os comprendo perfectamente y me alegro que haya superado lo del virus.
    He estado varios días sin poder entrar en LPB y hoy descubro con sorpresa la portada del medio millón de entradas, ¡genial Pepe, felicidades!
    Ayer estuve de excursión en Carmona (provincia de Sevilla) y estuve visitando la fábrica de anís “Los hermanos” que es una destilería artesanal que elabora anís, pacharán y otros licores a la manera tradicional y con materias primas totalmente naturales. Nos dieron una explicación del proceso y el guía comenta que la destilería primitiva fue fundada por un vasco llamado Yzaguirre. Y al oír esto, exclamo “¡Yzaguirre!” Y todos me miran. “¿Lo conoce?”, “¡claro!” , respondo. Ja, ja! Y en la degustación me tomé un chupito buenísimo recordando a todos los comentakas. ¡CHIN, CHIN, SALUD!

    ResponderEliminar
  4. buaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhh, perdone por la cursilada pero... KESMONOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!

    ResponderEliminar
  5. Pos a mi tampoco me gustan tenerlos,pero respeto mucho a los animales,mi hija tene perra y gata y se llevan como si fueran hermanas,habriais que ver las cosas que hacen de graciosas,mi hermano tener un perrico en miniatura lo llamo yo, y es igualmente gracioso,yo no tener animales y que bonitos son los de los demas,opino como Lucia,dan mucho trabajo.

    ResponderEliminar
  6. Mi Rex, enlace fue la niña mis ojos :-)))). El me acompañó en todos mis años de silencio,pero no fue adrede. Un amigo con cachorrito de coli se tenía que marchar a Venezuela a trabajar y me lo puso en brazos. El flechazo fue instantaneo. Comía como nosotros hasta caldo gallego jajajaja.
    Vivió 14 años con nosotros, toda su vida. Y aunque los niños siempre quisieron tener otro perro yo no me sentí capaz de sustituir a REX.
    Por eso nunca necesite ninguna ayuda especial en casa aunque no oyera nada. Si subía alguien por la escalera solo por su posición en la puerta ya sabía si era amigo o desconocido. En fin, que me trajo el post muy buenos recuerdos.

    ResponderEliminar
  7. precioso virginia.. un beso

    ResponderEliminar
  8. Los animales se hacen querer un montón.
    No lo sabíamos antes de tenerla en casa...

    Nos entienden, más que nosotros a ellos. Nos hacen caso cuando quieren. Y nos dan su cariño sin pedir nada a cambio...

    Os presento a nuestra gatita Se llama Nina (y de apellido callejera).

    Desde hace unos 5 años está con nosotros y realmente te cambia muchas de las percepciones que antes tenias de los animales.

    Estamos encantados y la queremos como una más de la familia.

    ResponderEliminar
  9. En eso te doy la razón Virginia, son muy inteligentes y leales,sin esperar nada a cambio.
    Es bueno,para nosotros te avisan de todo con su actitud.

    ResponderEliminar
  10. Que bonico es Pumba !!! He enviado su foto a mi hija en UK (con tu permiso), y me ha contestado "ohhhh que macuuuuuuu" (que bonito) Ella los adora a todos.

    Tu Nina es guapisima también Jordi. Si que se les coge cariño, y mucho.

    Y a muchas personas que conozco les pasa como a ti Virginia cuando han tenido una mascota en la familia y se va ya no quieren tener más.

    Nosotros tuvimos un pastor alemán (adoptada en la perrera de la Arrabassada) y vivió casi 10 años con nosotros. Pero a los 2 meses ya habíamos ido a buscar otra perrita en la protectora de La Sentiu.

    Por cierto la próxima semana nos vamos a visitar a mi hija y a las nietas peludas en Inglaterra. Que ilu !!!

    ResponderEliminar
  11. Una sorda con audífonos11/4/11 1:00

    ¡¡¡PERO QUÉ BONITO ES!!! Qué majos los carlinos... Ains...

    Una pregunta: ¿no hay vacuna para prevenir el moquillo? ¿No se vacunó al perro o qué? Estuve mirando en la wikipedia y sale esto:

    «Prevención: Todos los animales susceptibles deberían recibir dos o más dosis de una vacuna contra el moquillo, o combinada, durante su etapa de desarrollo, entre la 6a. ó 7a. semana de edad hasta los tres o cuatro meses, y luego ser revacunados anualmente durante toda su vida. Existen en el mercado diversos tipos de ellas para perros y hurones domésticos, que en algunas jurisdicciones son obligatorias para las mascotas.»

    No sé qué habrá de cierto en eso, la wikipedia no es muy fiable.

    ResponderEliminar
  12. Carmina, ser soy de Asturias, del norte de España, pero ahora vivo en el centro Madrid. El árbolillo que tengo a pie de ventana no es de un parque ni nada por el estilo, es el arbolillo típico de la fíla de árboles que ponen para que parezca más "verde" la ciudad. Con la suerte, eso sí, de que este ya tiene unos añitos asi que tiene unas ramas bien frondosas :P así que ya ves que entorno más "campestre" jajaja

    Que mono el peque Pumba! a mí me encantan los animales, si no fuera por la alergia (y por el tema de que de alquiler no te permiten mascotas) tendría un gatico en casa... por eso de que no lo pasan tan mal cuando te pasas el día fuera trabajando.

    ResponderEliminar
  13. Una sorda con audífonos11/4/11 1:10

    Por cierto, yo he tenido perros desde los cinco años. Soy sorda profunda de nacimiento, aún sin coclear, así que te imaginarás lo mal que voy en cuanto a orejeo...

    Pero nunca he confundido los ladridos con otra cosa. Es más: sé reconocer los diferentes tipos de ladrido. Cuando pasas mucho tiempo oyendo un ruido, acabas acostumbrándote al mismo, discriminándolo de otros. Así que creo que no tenemos por qué preocuparnos por los papás sordos :)

    ResponderEliminar
  14. Ola Pepe y todos los y las comentakas....no había podido meterme a los comentarios por falta de tiempoooooooooooo, eso sí todos los días leo el post respectivo.
    Por fin hoy domingo y por la noche he podido desatrazarme!!!!
    Una anecdota mia: Tengo cuatro hijos ya grandecitos, pero cuando estaban pequeñitos, al acostarme, le decía a mi esposo: Ya me voy a quitar el audífono ( uno solo) ya que un oido lo había perdido totalmente hacía muchos años, y mi esposo se encargaba de estar pendiente por si alguno se despertaba a media noche. Yo dormía plácidamente toda la noche. Pero cuando mi esposo no estaba por asuntos de negocios (le tocó viajar muchas veces y por varios dias), yo tenía que dormir con el audífono puesto para poder escuchar a medias cualquier cosa que ocurriera de noche. Se imaginan lo mal que dormía y al otro dia amanecía con dolor en el cuello (nuca)porque tenía que dormir para el mismo lado toda la noche para no dañar el audífono.

    ResponderEliminar
  15. Buenos días a todos

    Estoy en un locutorio. No tengo ordenata.Lo he llevado arreglar.No sé cuando podré volver a conectarme. Buaaaaahhhh.....

    Os echaré de menos.Hasta pronto

    ResponderEliminar
  16. Silvia de Barcelona11/4/11 13:38

    hola! pues mira que va bien tener un perrito las personas que no oímos bien. Yo ahora no tengo perrito, pero tengo un montón repartidos por la familia, pues un cuñado mio que vive en La Palma, se dedica a la cria de chiuauas, y no veas lo que ayuda un perrito: escucha el timbre, te avisa si hay alguien por el pasillo cerca de tu puerta, cualquier sonido extraño.... sé que adiestran perros para ciegos, ignoro si hacen lo mismo para la gente sorda, pero por experiencia, es una ayuda genial. Si que dan trabajo, pero si los educas bien, te compensan muchísimo. Os mando una foto de una cachorrita que mi cuñado me mandó, junto con unos plátanos, para que os hagais idea de la medida.

    ResponderEliminar
  17. Silvia de Barcelona11/4/11 13:39

    enlace
    la fotico....

    ResponderEliminar
  18. Jelou!
    Qué bonito fondo del blog!

    Pumba me recuerda al perrito de la pelicula "todo un parto" (Due Date), esa con Downey Jr. que tiene que llegar a tiempo al parto de su mujer y el de "Resacón en las Vegas" se le cuela con todo y su perrito "Sony", que es primo de Pumba, ¡qué carcajadas!

    Bien, no sé si ocurra en los perros, pero en los gatos sí.
    Yo tuve una gatita albina (toda blanca, ni un pelo de otro color, ojos azules, patitas y nariz rosas, y en la oscuridad sus ojos se teían de anaranjado), mi Lucrecia, me la dieron bebita, era como la de Hello Kitty, un amor, nos ganó a todos el primer día, pero observabamos que nos seguía pero no nos hacia caso al "bishito, bishito", ni a nada, ruidos muy fuertes y ella no se inmutaba.
    Era sorda, como yo. Yo no le oía cuando me mauyaba y ella cuando le decía cariños.
    La veterinaria nos dijo que las gatitas albinas o no ven, o son sordas. Así que siempre estaba cerca para entener lo que le "decíamos".

    Ella estaba conmigo siempre, me esperaba a la hora que llegara y afuera del aseo, y se alegraba que la cargara y acariciara una y otra vez, dormía conmigo. Me fui unos días a otro Estado, regresé y ya me la habían preñado. Tuvo 4 nenitas, la primera murió el primer día, las otras 3 se quedaron con nosotros. Un día Lucrecia se fue, dicen que cuando los crios no se van, las gatitas madres emigran. Luego se fue una de sus hijas, y nos hemos quedado con 2, dueñas de parte de mi sueldo.
    Lucre donde quiera que esté sabe que diera muchos años de mi vida porque volviera y ahora que gracias a Dios puedo, le oyera sus "Miau".
    Luego vengo que las lágrimas ya me van por las mejillas otra vez.
    Mi Lucre y sus 4 nenas a la izquierda de ella:
    enlace

    ResponderEliminar
  19. Ya me fijé que me atonté (para variarle un poco), en la foto están sólo 3 y Lucre.
    Les presento a "bombón" (gris con ojos azules, parecía un gato persa, se fue hace 5 años), atrás está Pinky, blanca con ojos amarillos, pero no es albina, vive con nosotros igual que la que está adelantandose en la foto"Pepita" de pelo negro, gris y blanco (tal vez como su papá que no conocimos), y a la derecha, Mi Lucrecia preciosa.
    Como Pinky y Pepita viven con nosotros, los primeros días de activada me maullaban pero me sonaba como a visagras sin aceitar, ahora ya distingo cuando me maullan y es que o tienen hambre o quieren que las cargue o mime.

    ResponderEliminar
  20. Como ya habéis visto, yo siempre tengo al Duvi o al Roque en el cuadradillo. Desde pequeña siempre he tenido gatos y perros y pájaros y peces y hasta una tortuga de jardín, la Ortu... Yo no sé vivir sin ellos ni sin plantas. A veces, por razones de trabajo he pasado temporadas sin tenerlos y, dioses, todo estaba limpísimo y renuevo. Nadie rompía ni ensuciaba nada, pero ¡qué tristeza!... Recuerdo al Buby, un perro medio pomerania que tenía de cría. Cuando se murió me costó meses acostumbrarme a que no viniera cuando lo llamaba. Se me olvidaba que no estaba y lo seguía llamando. Eso me ha pasado con varios gatos que también han ido apareciendo y desapareciendo de mi vida. Tengo cientos de anécdotas sobre ellos. Y, como dije un día, si ardiera mi casa entera y tuviera que elegir dos cosas sólo salvaría al Duvi y al Roque. Es más, si se estuviera quemando el Louvre y hubiera un perro dentro, se jodería la humanidad y Da Vinci en pleno, porque yo salvaría sólo al perro.

    ResponderEliminar
ATENCIÓN: Antes de publicar un comentario, resaltar vuestro texto y copiar por si se pierde, cosa que pasa con frecuencia en loputo blogger