jueves, 23 de septiembre de 2010

Día 619. Uan poin

Como si fuera un conductor temerario reincidente, hoy me quitaban el último punto.

Si recuerdas el pasado post 612, al quitarme los dos primeros puntos, vieron que la herida estaba blanda, y me citaron para "la semana que viene".

Tal como dije, no entendí a la auxiliar administrativa (doña "aa", recuerdas? la del café!) y le pedí que me lo repitiera, a lo que me dijo, chistecito incluido: "Es para las 8 y diez del jueves que viene, aunque como verás no somos muy puntuales".

¿Recuerdas?

Pues lo entendí mal. Donde dijo "jueves" dijo "lunes", día 20, y así lo confirmó la impresora.

Y dirás: ¿pero no miraste el papel?
Y diré: kñ, ¿qué ye que no me conoces?

El caso es que como la que me curó me dijo que viniera dentro de una semana, mi cabeza dedució dedujo llegó a la conclusión de que si al jueves le sumamos una semana, me da jueves, dime ingeniero cuántico.

Por otro lado, es cierto que "la semana que viene" empieza el lunes.

Pero en resumen: soy un desastre, lo reconozco.

Y lo malo es que eso nada tiene que ver con ser sordo, ya era así antes (sordo no, desastre).

El caso es que mi cabeza busca una lógica (SU lógica), que a veces no corresponde con el resultado final, puesto que ha aparecido una variante imprevista, pero ella sigue por donde iba.

Ya lo dice el refrán: "Cuando un tonto coge un camino, el camino se acaba y el tonto sigue"

Y yo soy muuuú tonto, de seguir palante y quedarme sólo en el camino. Y sordo, más.

A partir de ahora, y ya que no es la primera vez que me pasa (como ya sabréis, si me seguís en mi vida pública que desde este tu blog retransmito al mundo mundial), prometo prestarle más atención a los papelicos blancos de cita que me dan en el momento de gestionarla y que me llegan a casa unos días más tarde.

Encima, por duplicao. Retorpe soy, diosssss.

A pesar del malentendido, no ha habido problema y he entrado el primero, me han quitado el punto (cual agente de tráfico) y me ha dicho que la herida estaba perfecta (sino, me hubiera hecho una hucha en el brazo, pa aprovechar el corte).

Me ha dicho que pidiera cita para el mes siguiente, para saber si el bultico era niño o niña.

Al salir he ido a administración, donde "aa" no estaba. Tras unos minutos, ha llegado con su café recién hecho (en fin) y me ha dado cita para el mes que viene.

Antes de que me lo digáis, me lo he apuntado en todas las agendas que tengo, incluidas las digitales (o sea, que se escriben con los "digitos" y un boli, también llamadas "libretitas").

Prometo no fallar.

O sí.



11 comentarios :

  1. No me sabía ese refrán...me gusta ese que dice, "un tonto y su dinero no van mucho tiempo juntos".
    y..."no te acerques a una cabra por delante, a una mula por detrás, y a un tonto por ningún lado"

    ResponderEliminar
  2. Holaaa desde aqui en preciosa primavera
    A veces seguimos con nuestras costumbres de cuando éramos oyentes: guardo el papel porque entendi tooo, pero. a los pocos dias pues voy y lo miro porque me ha ocurrido también de haber entendido cualquier cosa, Pasa Pepe pasa y a eso también hay que acostumbrarse o no.
    ¿yyyyy donde están todos????? no se les terminaron las vacaciones ???????
    habrá que abrir el PUb??????

    ResponderEliminar
  3. Pepe, a mi lo que me pasa es que cuando salgo del hospital, ya no me acuerdo del día que me han dicho, y al ir a apuntarlo en la agenda telefónica y sonora (la oigo si tengo puesto el MP7),ya no me acuerdo y tengo que mirar el papelito que me acaban de dar.

    Lo peor es cuando existe mucho jaleo, y ella dice algo que no la entiendo, como preguntando primero, se lo hago repetir varias veces, hasta que lo pillo; por suerte en el nuevo hospital eso ya no ocurre, pues Coordinación esta dentro de una sala y existe un marcador electrónico que te va poniendo los números y la mesa que te corresponde. Vaya por delante que el marcados no es el del Sporting que lo estrenaron este año.

    Paloma muy bueno el de la cabra.

    Rosario ten cuidado con la primavera, que por aquí decimos, que la sangre altera.

    ResponderEliminar
  4. jajaa... eso es porque ya estás programado ara ello, Pepe. Tiene su lógica: Dentro de 7 días es una semana. La culpa, que lo sepais todos, es de aa, que en vez de citarle dentro de una semana lo hizo a la semana próxima intentar desbaratando los planes de nuestro jefe que, a Dios gracias, continuó con ellos con muy buen criterio, como se demostró el día que acudió, que fue recibido con premura y pasó el primero. ¿Qué más pruebas queréis de su buen hacer?

    Ángel, el otro día preguntabas por cómo me va. Lo dejaremos para dentro de otros 7 días, ¿vale? Casi mejor.

    Bueno, que mañana quiero madrugar.
    Que paseis un bonito día.

    ResponderEliminar
  5. Quién llama tonto a mi papito q le arreo un punch en toa la jeta!!!jajaja

    Pepin será por desconfianza en mi misma y en mis orejos (ya desde hace 10 años) q no confío una mierda en lo q entiendo, y cuando me dicen fechas y horas tengo la costumbre de repetirlo en alto pa asegurarme.

    Un besico y aaaaaah buenos días!!!
    PD: ayer volví a coger plaza y he podido coger la q quería. Y después a disfrutar del día social como dice la Pitu (jueves cerveceros)

    ResponderEliminar
  6. Buenos dias
    Ay Tutxi que me das miedo, la plaza de ahora es en el I.A.F?.
    Pepeeeeeeee, podias haberlo dicho y nos hubiesemos abrazao Allá Arriba, me desgraparon en un pis-pas y a las 9,15 estaba listo.
    Saludetes.

    ResponderEliminar
  7. Pues muy bien Luis. Otro con un tito menos en la cabeza. Bueno, en realidsad con uno más.
    Me alegro, Tutxi, de qie la elección de la plaza haya transcurrido sin incidentes (o éso dicen).
    Y me alegra saber que utilizamos el mismo método en cuanto a citas: Repetir despacito el día y hora. A veces más de una vez, brr

    Buen día. Y mojado

    ResponderEliminar
  8. Una sorda con audífonos24/9/10 14:59

    Hola, holita. Llevo varios días sin leer el blog, aunque la página estaba constantemente abierta en el navegador. Pero hoy lo he repasado, y me llamó la atención sobre todo los comentarios de Aída sobre sus deseos de replegarse en casa y estudiar a solas.

    No sé cuáles son sus circunstancias, es lo que tiene el haberme leído sólo el blog, sin entrar en el pub (sabrán disculparme, es que eran muchas entradas que leerme, ains). Pero me he identificado bastante con su problema. Me gustaría poder ofrecerle mi experiencia, por si le sirve de algo.

    Soy sorda profunda de nacimiento, y hasta hace poco siempre lo había llevado muy mal. El ver a mis compañeras hablar entre ellas y no poder participar en los corros minó mucho mi autoestima... amén de que el no poder entender nada de lo que ocurría a mi alrededor me forzaba a estar algo más retrasada emocional y socialmente en relación con los demás (por ejemplo, con once años de edad, aún seguía llevando peluches al instituto y llevándome fatal con los varones, jajaja). No sabía comportarme en sociedad, no sabía cuál era mi papel, qué hacer... qué decir, qué pensar. Sólo sabía lo que leía o me explicaban. La gente me daba miedo, tenía una fobia social inimaginable. Miraba mal a todo el mundo, y rehuía de los que me hablaban. Muchas veces temblaba (supongo que serían los llamados ataques de pánico).

    Estuve mucho tiempo deseando estudiar en casa y no socializar con nadie, puesto que sólo me acarreaba frustraciones y estrés constantes. Conseguí hacerlo cuando llegué al bachillerato. Lo hice a distancia y me saqué 1º con muy buenas notas. Al mismo tiempo, conocí Internet y todas sus utilidades: chateando, empecé a conocer cómo era realmente la gente, aprendí a entablar conversaciones, e incluso a conocerme a mí misma en profundidad (fue cuando tomé conciencia de lo inmadura que era realmente, fue bastante shockeante). Internet fue casi una herramienta terapéutica para mí.

    Así pues, empecé a quedar con gente que ya sabía de antemano cómo tratarme, y aprendí a socializar por fin. Con el tiempo, fui aprendiendo las pautas a seguir para relacionarme eficazmente con la gente, sin olvidar JAMÁS mi condición de sorda.

    También conseguí un trabajo, y aunque al comienzo iba casi de puntillas y con miedo -una compañera llegó a reprocharme que intentaba dar pena, fijaos-, aprendí a sentirme cómoda tratando día a día con la misma gente. Lo cual me dio fuerzas para retomar 2º de bachillerato tras tres años sin dar palo al agua (aunque matriculándome curso tras curso en un instituto a distancia, pero en vano). Y en un instituto presencial. Estuve cinco años sin estudiar NADA. La inmensa frustración que sentía me impedía concentrarme en los estudios. Necesitaba desarrollarme primero como persona y aceptar mi condición de sorda.

    Ahora llevo dos semanas en el instituto, y, aunque no tengo tanta facilidad como los demás de relacionarme con mis compañeros, no le doy tanta importancia. Me basta con ser simpática e intentar mantener una conversación fluida en la medida de lo posible, sin perder NUNCA el buen humor, cada vez que se dirigen a mí. Con simpatía, la gente está más predispuesta a esforzarse, eso está claro.
    También me tomé la "molestia" de elaborar un documento donde se explica una manera ideal de comunicarse conmigo, dirigido a los profesores (cuando tenía menos de doce años, mi madre iba a hablar con todos los profesores para explicarles esas cositas; a partir de los doce, me las tuve que arreglar por mi cuenta, y nunca me había atrevido a hacer lo del documento, me daba demasiada vergüenza). Ha sido una buenísima idea, viendo los resultados.

    ¿Creéis que Aída se leerá todo este tochazo?, jajaja. Espero que sí, estoy ansiosa por compartir experiencias con ella. La entiendo bastante bien, aunque no dudo de que nuestras circunstancias sean abismalmente diferentes.

    Hale, ¡saludines a todos!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Princesa! Si me lo permites te llamo así en lo sucesivo. En este Blog hay una persona extraordinaria que se llama Reina, de verdad, así que tu Princesa hala!!
    No creo que Aida se lo tome como un tocho ¡al contrario! todas las experiencias son bien venidas aunque es muy diferente nacer con ello a perderlo de un día para otro.
    Pero si tenemos algo en común todos, que es la exclusión la incomunicación, el esfuerzo para no quedar aislados a veces es descomunal.
    Con la edad yo me hice muy vaga y si no fuera por el IC probablemente sería una estravagante pasota :-))))))
    Yo creo que lo que nos da la fuerza para seguir adelante es nuestro entorno que nos quiere. Así adquirimos confianza para enfrentarnos al mundo entero en cuanto a incomprensión de lo que es no oir u oir a medias.

    Princesa, yo empecé a perder la audición a los 7 añitos, y la inteligibilidad de lo que oía se esfumó de golpe, aunque la lectura labial se desarrolló en consecuencia . A nivel psicológico lo describo como estar metida en una burbuja. Sales e interactuas cuando quieres. Eso me hizo un poco rarilla entre gente nueva pero no entre los míos.
    Pero siempre fui consciente en mis años silenciosos del esfuerzo que tenía que hacer para llevar una vida lo mas normal posible.
    Por ejemplo en mi caso estaba estudiando a los 17 , 2ª de administrativo y a la vez hacía unas horas de prácticas en el hospital local de la cruz roja.
    Yo no se si será la edad(52) que me tiro por el suelo de risa al recordarlo, tú me has hecho recordarlo ahora con tu comentario. Un besín.
    Del quirófano del hospital me echaron fuera porque con las mascarillas no entendía nada de nada, pero como hacían falta voluntarios al final me quedé un año en rayos x a revelar y archivar radiografías. Y ahí todo el mundo procuraba que yo le entendiera bien.
    La Taquigrafía de 2º pudo conmigo claro! Jajaaaaaaaaaaaaaaaaaaajajajjjjjjjjjjj sorry tenía que mirar a la boca en todo momento de la profe que dictaba y escribir los caracteres sin mirar al folio.
    Recuerdo muy bien eso si, que NUNCA me desmoralicé. Siempre fui consciente de mi incapacidad de oir, eso si, llegué hasta donde pude intentándolo siempre, con mejores o peores resultados, pero rendirme antes de intentarlo Jamais!.
    Muchos besos Remember.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Princesa! Si me lo permites te llamo así en lo sucesivo. En este Blog hay una persona extraordinaria que se llama Reina de verdad, así que tú Princesa ¡hala!!
    No creo que Aida se lo tome como un tocho ¡al contrario! todas las experiencias son bien venidas aunque es muy diferente nacer con ello a perderlo de un día para otro.
    Pero si tenemos algo en común, que es la exclusión la incomunicación, el esfuerzo para no quedar aislados a veces es descomunal y sin IC peor.
    Yo creo que lo que nos da la fuerza para seguir adelante es nuestro entorno que nos quiere. Así adquirimos confianza para enfrentarnos al mundo entero en cuanto a incomprensión de lo que es no oir u oir a medias.
    Princesa, yo empecé a perder la audición a los 7 añitos, y la inteligibilidad de lo que oía se esfumó de golpe, aunque la lectura labial se desarrolló en consecuencia . A nivel psicológico lo describo como estar metida en una burbuja. Sales e interactuas cuando quieres. Eso me hizo un poco rarilla entre gente nueva pero no entre los míos.
    Pero siempre fui consciente en mis años silenciosos del esfuerzo que tenía que hacer para llevar una vida lo mas normal posible.
    Por ejemplo en mi caso estaba estudiando a los 17 , 2ª de administrativo y a la vez hacía unas horas de prácticas en el hospital local de la cruz roja.
    Yo no se si será la edad(52) que me tiro por el suelo de risa al recordarlo, tú me has hecho recordarlo ahora con tu comentario.
    Del quirófano del hospital me echaron fuera porque con las mascarillas no entendía nada de nada, pero como hacían falta voluntarios al final me quedé un año en rayos x a revelar y archivar radiografías. Y ahí todo el mundo procuraba que yo le entendiera bien.
    La Taquigrafía de 2º pudo conmigo claro! Jajaaaaaaaaaaaaaaaaaaajajajjjjjjjjjjj sorry tenía que mirar a la boca en todo momento de la profe que dictaba y escribir los caracteres sin mirar al folio.
    Recuerdo muy bien eso si, que NUNCA me desmoralicé. Siempre fui consciente de mi incapacidad de oir, eso si, llegué hasta donde pude intentándolo siempre, con mejores o peores resultados, pero rendirme antes de intentarlo Jamais!.
    Y en el instituto cargar siempre con la fama de despistada, estar pensando en las musarañas (hoy se diría que tenía mucha vida interior jajajaja) no prestar atención etc etc.
    Por eso es fantástico tu escrito. Somos los que somos. Explicado racionalmente que no se oye o no se oye perfecto y que son necesarios medios diferentes para ir en igualdad de condiciones casi todo el mundo lo entiende y la gran mayoría hace por ello o por lo menos lo intenta.

    Muchos besos Remember.

    ResponderEliminar
  11. Kuñu! Saliome repe y ligeramente diferente :-))))))))))))) ye lo que tien el copi pega del word cuando el envío del comentario se pone díscolo.
    Disculpen las molestias etc.

    ResponderEliminar
ATENCIÓN: Antes de publicar un comentario, resaltar vuestro texto y copiar por si se pierde, cosa que pasa con frecuencia en loputo blogger