domingo, 10 de mayo de 2009

Día 118. Ataque de cuernos

Eeeeeeeeeeh, cuidadito con pensar mal de mi Lucía, con lo buena que es ella y que sólo piensa en mí... bueno y en miquinientos, y en dosmí, como todas las mujeCLOOOOOOONC (joer, con laputasartén).
El caso es que ayer fue un día de los de apuntar en la libreta de la vida. Lo de la libreta de la vida es del cuento "el buscador" que oí en la boda de un familiar (ya podéis deducir que se casó hace más de 4 meses). Trata de que en pueblo la gente apuntaba los buenos momentos de la vida en una libreta y al morir los sumaban para poner en el epitafio algo así como "aquí yace juanito que murió a los once años" aunque en realidad fuera a los 80. Os he jodido el final del cuento, pero bueno, al menos no conté el otro día el final de "El sexto sentido" en la que al final el muerto es él.

El caso, que al medio día Vicenta, la madre de Vicente (a la que Lucía llama desde siempre, y cariñosamente, Pepita) nos invitó a una buena cacerolada de caracoles. Raro, porque solo le había insinuado unas treinta y cuatro veces que lo hiciera.
Y es que mi madre, como buena cordobesa, hacía unos caracoles (para un bar que teníamos) de rechupete, y los echo de menos, dime baboso.
Pero ahí está la Pepita, que también los hace de locura.
Total que acabamos con la barriga llena de cuernos entre jijises y jajases.

Por la noche nuestro buen amigo Mikeló nos invitó a una "bacallada", pero lo contaré mañana, porque la historia lo requiere.
¿Podéis adivinar de qué era la olla que había de primer plato?
Veeeeeeeeenga más cuernos.
¿Quién los echaba de menos?
Eso me pasa por lissssto... espero que lo de "de lo que se come se cría" sea pura leyenda urbana

2 comentarios :

  1. Te van a salir los cuernos por la orejas!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ahora me doy cuenta del comentario, lo de las orejas. Kño...Uffff

    ResponderEliminar
ATENCIÓN: Antes de publicar un comentario, resaltar vuestro texto y copiar por si se pierde, cosa que pasa con frecuencia en loputo blogger